Silvia Torres, presidenta del grupo Raíces, que agrupa a unas 80 pequeñas empresas en el país, afirmó que a mediados de octubre firmarán el convenio para la comercialización exclusiva de esos artículos típicos en tiendas chilenas.

Agregó que las manufacturas nicaragüenses son exportadas a Estados Unidos, Costa Rica, El Salvador, Panamá, Japón y Dinamarca, y en el 2011 crecieron en 34 por ciento.

El estudio de mercado hecho por empresarios del país sudamericano, apuntó, garantizan la aceptación de esos productos y abren nuevas posibilidades a un renglón que es expresión de la cultura autóctona.

Tras unos 12 años de negociaciones, Nicaragua y Chile incrementarán el flujo de mercancías en un nexo que tiene larga data y se inserta en la ruta trazada por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Junto al fortalecimiento de ese intercambio comercial se avizora un alza en las inversiones chilenas y en las transferencias tecnológicas derivadas de ellas.