La casa donde vivió el torólogo Lisímaco Chávez huele a chicha y nacatamales que están siendo preparados desde ayer para repartir este 9 de agosto en la tradicional Vela del Barco.

La Vela del Barco convoca a miles de devotos, promesantes y tradicionalistas de Santo Domingo en el Barrio San Judas, quienes esperan el amanecer para sacar la venerada imagen e iniciar su retorno hacia su capilla en la Iglesia de Santo Domingo en las Sierritas de Managua.

Reymond Chávez, nieto de Lisímaco, que continúa dándole vida a la tradición, señaló que este año se prepararon 800 nacatamales de cerdo y pollo, además de dos barriles de la tradicional y famosa chicha de las 7 quebradas.

En la casa los familiares y amigos de la familia trabajan a contratiempo para que los nacatamales, estén listos para la repartición que dará inicio a las 6 de la tarde.

"Vamos a repartir 800 nacatamales a todos los devotos y promesantes que nos acompañen la noche del 9 de agosto. Desde el día 7 comenzamos los preparativos del complemento principal que es la masa, posteriormente limpiamos las hojas y ahora estamos en la elaboración de los nacatamales para que estén listos la noche del 9 de agosto", explicó Chávez.

"Esta es una tradición que viene desde hace años, nuestro abuelo nos inculcó los valores de la cultura y esto es lo que estamos tratando de mantener siempre la familia con la repartición de los nacatamales. Esto se lleva año con año en la casa de Lisímaco y es algo muy bonito porque contamos con 10 personas que nos ayudan a elaborar los nacatamales", añadió.

Además dijo que la chicha de las 7 quebradas está lista. "Es algo que no puede faltar en las festividades de Santo Domingo porque es una chicha exquisita. Tenemos dos barriles para que sea repartida", comentó.

Chávez agradeció el apoyo de la Alcaldía de Managua que siempre está dispuesta a garantizar las celebraciones tradicionales en honor a Santo Domingo de Guzmán. También resaltó la colaboración de la empresa Pollo Estrella, que este año donó 80 libras de pollo para que las familias puedan degustar los sabrosos nacatamales en honor a Santo Domingo de Guzmán.

Olga Largaespada, una de las mujeres expertas que trabajan en la preparación de lo nacatamales, comentó que tiene más de 10 años de dedicarse a ese oficio.

"Estamos colaborando haciendo los nacatamales para Santo Domingo. Lo primero que se hace es la masa, hay que cocerla, después se prepara la carne y los demás ingredientes como el tocino, la papa, el tomate, hierba buena que no debe faltar, cebolla y el chile, además se le pone sal y agrio", explicó doña Olga.