El hombre armado que se encerró en un café en el centro de la ciudad alemana de Saarbrücken, en el oeste del país, es un vecino de la localidad que sufre una crisis nerviosa, informó la policía local citada por el periódico Bild.

Según el representante de la Policía, el hombre sufre una "una crisis nerviosa" y puede estar relacionado de cualquier modo con el café donde se encerró.

Un grupo de negociadores, que incluye a agentes de la policía y psicólogos, trata de ponerse en contacto con el hombre.

Anteriormente, se comunicó que la Policía había acordonado el centro de la ciudad y que lo más probable era que el hombre no hubiera tomado rehenes ya que cuando entró en la cafetería, esta estaba cerrada y ordenó a los empleados que se encontraban en el local que abandonaran el lugar.