Al llegar al aeropuerto de Teherán, capital de Irán, el mandatario iraní ha calificado de útil su viaje a Nueva York. EE.UU. para asistir a la 67 Asamblea de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en la que puso de manifiesto la visión de la nación persa respecto al futuro orden mundial.

De acuerdo con Ahmadineyad, hoy en día, los pueblos de todo el mundo están en busca de aquellos ideales que los iraníes lograron mediante su Revolución, es decir el establecimiento del monoteísmo, la justicia y el amor, así como acabar con la discriminación, la opresión y la tiranía.

Ha mencionado también que, pese al sentimiento de asfixia, el pueblo estadounidense está en busca de la verdad; de hecho, ha señalado que el establecimiento de la justicia y la lucha contra la opresión no se limitan a una nación determinada.

El jefe del Gobierno iraní ha indicado que en el ambiente político de la ONU se observa una división entre el sistema capitalista, encabezado por EE.UU., y los Gobiernos independientes, como es el caso de la República Islámica de Irán.

Asimismo, en alusión a la necesidad de la presencia de Irán en la Asamblea General de la ONU, Ahmadineyad ha subrayado la gran responsabilidad de los iraníes al respecto y ha resaltado que todas las naciones creen en que las demandas de Irán ante la ONU son las suyas, pues, también es el presidente del Movimiento No Alineado (MNA).

Ahmadineyad, además ha declarado que, gracias a Dios, las negativas propagandas que impedían la emisión de la voz de la nación persa se han visto derrotadas y todo el mundo se ha familiarizado con los puntos de vista de los iraníes.

Tras un viaje de cinco días de duración a Nueva York, el presidente iraní ha sido recibido en el aeropuerto de Teherán por el vicepresidente primero, Mohamad Reza Rahimi, y el asesor del Líder Supremo de la Revolución Islámica de Irán para Asuntos Internacionales, Ali Akbar Velayati.