El Ballet Folklórico Nicaragüense del Maestro Ronald Abud Vivas, deleitó a las familias la magistral puesta en escena de diversas piezas tradicionales y especiales dedicadas a las fiestas agostinas en Managua.

Con esbozos filarmónicos y una escenografía colorida alusiva a la vistosidad de las fiestas patronales de Managua, los bailarines vestidos de gala y trajes tradicionales, ondearon pañuelos, soltaron las vaquitas al ruedo y coordinaron sus coreografías a la perfección.

“Se han tocado varios puntos, varios temas de la cultura y el arte de Nicaragua. Me gusta”, aseguró Ana Luisa Morales durante el espectáculo.

A su vez Allan Zúniga acompañado de su esposa e hijo, disfrutó con alegría cada pieza con un aire de nostalgia y amor a su patria.

“Magnífico, magnífico, tenía bastante tiempo de no verlo y después de mucho tiempo de no verlo, siempre excelente”, dijo.

Del mismo modo, Martha Rosa Morales, señaló que en armonía con el progreso que vive el país, la cultura tiene que ir de la mano para alcanzar esa patria que todos queremos.

“Para que tengamos un país perfecto, como lo deseamos todos los nicaragüenses, con salud, escuelas y trabajo, porque belleza la tenemos”, afirmó.

David Torrez Lazo, que vivió 50 años en Hoduras y recientemente regresó a su patria, considera que el país está viviendo una época dorada, donde el arte se ve reflejado en cada rincón.

“Hay un avance en la cultura de Nicaragua. La cultura en general del pueblo, ahorita que venimos de Santo Domingo que es donde yo vivo hemos pasado por dos lugares donde está la gente bailando, tocando, recitando. Es una Maravilla”, destacó.