En su discurso durante la 67 Asamblea General de la ONU, el Canciller Samuel Santos, señaló que la actual organización de las Naciones Unidas “ya no consiente reformas”, denunciando que las que hasta ahora se han propuesto no prosperan debido a la política presente de algunos miembros del Consejo de Seguridad.

En representación del pueblo nicaragüense, Santos, invitó a los demás representantes a “hacer realidad una nueva Carta de las Naciones Unidas que garantice la democratización de la misma”.

Durante su intervención, el Canciller se refirió al bloqueo económico, comercial y financiero que Estados Unidos mantiene contra Cuba, y recordó que el mismo se trata de una flagrante violación al derecho internacional.

“Demandamos el cese inmediato y sin condiciones de este crimen de lesa humanidad” dijo Santos quien sumó a la causa cubana la demanda por la liberación de los 5 patriotas cubanos encarcelados injustamente en Estados Unidos.

Asimismo exigió respeto hacia Venezuela que actualmente enfrenta una ola de actos de conspiración para desestabilizar y destruir su proyecto democrático y los intereses populares.

Entre otras posiciones, Nicaragua, a través de su representante apoyó el proceso de Paz en Colombia; reclamó respeto sin restricciones al derecho internacional en el caso de la inviolabilidad de la misión diplomática de Ecuador en Reino Unido y reafirmó su respaldo al derecho soberano de Argentina sobre las Islas Malvinas.

Refiriéndose a la situación que se vive en África y Oriente Medio, Santos señaló que la situación que se vive en Siria es inadmisible y condenó enérgicamente los actos terroristas que han costado la vida de funcionarios del Gobierno del Presidente Bashar Al-Assad y de la población siria.

En ese sentido indicó que puede observarse que la mediación propiciada por Naciones Unidas “no va ninguna parte”, debido a que está siendo bloqueada por los aliados de la OTAN y sus aliados con intereses en la zona.

Nicaragua también demandó una solución pacifica con la República Islámica de Irán y al mismo tiempo reiteró que debe resolverse “sin dilaciones” las aspiraciones del pueblo palestino, apoyando las negociaciones de Paz y su legítimo derecho a ser un Estado parte de las Naciones Unidas.

Santos condenó los actos terroristas ocurridos en Bengasi, Libia, los cuales atentan contra la Civilización, la Cultura, la Religión y la Justicia en cualquier parte del mundo.

El Canciller saludó el desarrollo positivo de las relaciones entre China (Taiwán) y la República Popular de China, y señaló que deben ser atendidas las aspiraciones legítimas de Taiwán para participar ampliamente en todas las agencias y organismos especializados de las Naciones Unidas.

En esta ocasión, Nicaragua, reafirmó ante la comunidad internacional, su compromiso con el desarme total  y con la seguridad internacional, que se logrará en un mundo libre de armas nucleares y de destrucción masiva.

Nicaragua critica lento apoyo a Centroamérica para combatir el narcotráfico

En cuanto al tema del combate al narcotráfico, el cual es prioridad para los países  centroamericanos, el Canciller Samuel Santos criticó la lentitud o la ausencia de compromiso de la comunidad internacional en el apoyo a los esfuerzos de la región para luchar contra el narcotráfico.

Recordó que América Central es una zona de tránsito de la droga que se produce en el Sur y tiene en el Norte, en los Estados Unidos, su mayor mercado de consumo y su mayor operación de lavado de dinero producto del narcotráfico.

“Centroamérica ha planteado la necesidad de que los países logren erradicar el tráfico y consumo dentro de sus fronteras”, indicó Santos, a la vez comentó que los países de la región acordaron demandar apoyo económico para combatir permanentemente el crimen organizado y el narcotráfico.

Sin embargo, el canciller criticó la falta de compromiso de la comunidad internacional ante ese problema el cual está resultando en un daño irreparable para los pueblos mesoamericanos, los que tienen que designar recursos para la interceptación de las drogas, postergando la inversión social para reducir la pobreza.

América Latina y El Caribe avanzan hacia el fortalecimiento de su integración económica, política, social y cultural

Pese al panorama “poco alentador” que se vive a nivel mundial, Santos comentó que América Latina y El Caribe “avanzan a pasos enormes para fortalecer su integración y unidad económica, política, social y cultural” a través del SICA, el ALBA y la CELAC.

Santos destacó que el modelo de integración y unidad que se expresa a nivel latinoamericano, tiene un componente de comercio justo, complementariedad, cooperación y solidaridad entre sus miembros.

El Canciller señaló que en ese marco, Nicaragua alcanza importantes resultados en su lucha contra la pobreza, profundizando el proceso de restitución de derechos que se traduce en más salud, mejor educación, más infraestructura productiva y de servicios.

Entre los principales retos del país, Santos mencionó que Nicaragua está haciendo grandes esfuerzos para transformar la matriz energética utilizando fuentes de energía renovable, alcanzando el 94% en el 2017.

Asimismo anunció la decisión del país de dar los pasos necesarios para la construcción del Gran Canal Interoceánico, que permitirá la navegación de buques de más de 250 mil toneladas.

Cambio climático sigue siendo uno de los mayores retos a nivel mundial


Durante su discurso ante la 67 Asamblea General de la ONU, Santos afirmó que el cambio climático y todos sus efectos “constituyen uno de los retos más formidables de estos tiempos”.

Demandó que los países desarrollados cumplan con sus compromisos ambientales adquiridos y de carácter obligatorio.

Entre otros problemas que atentan contra el desarrollo de los pueblos, Santos indicó que la inseguridad alimentaria es un grave problema.

“La crisis alimentaria es un obstáculo serio para la lucha contra la pobreza y el hambre”, indicó.

Sociedades urgen desarrollar democracias basadas en la representación y la participación

El canciller Santos aseguró ante la ONU que las sociedades urgen satisfacer sus necesidades más elementales como el aprovechamiento equitativo de los beneficios del desarrollo alcanzado, y resaltó la importancia de desarrollar democracias basadas en la representación y participación directa de sus ciudadanos.

Por otro lado, valoró que los peligros acechan y se han producido hechos que no abonan a la estabilidad política, entre esos hechos destacó los golpes de estado, los cuales tienen que ser condenados y rechazados.

Santos denunció que el proceso de concentración del poder global tiene repercusiones en los sistemas políticos y sociales que rigen nuestras sociedades.

Ante ello manifestó que “en los proyectos nacionales progresistas o revolucionarios que se expresan a través de los Estados nacionales en Nuestra América Latina Caribeña, los ciudadanos, nuestros pueblos, estamos convocados a resistir y a levantar banderas de Paz, Dignidad, identidad y Soberanía Nacional”.