Por su parte, el viceministro de Fortalecimiento de la Ciencia y Tecnología, Guillermo Barreto , en entrevista a  teleSUR informó que 17 minutos después del lanzamiento del satélite Miranda se sabrá si su puesta en órbita fue exitosa.

“En doce minutos conoceremos si el lanzamiento fue efectivo. Luego hay que esperar cinco minutos más para que el Miranda despliegue sus paneles solares y se ponga en órbita. En el momento que lo haga, ya podremos festejar”, expresó.

Además, Barreto indicó que existen tres escenarios que manejan los especialistas: “Uno, el deseable, es que la puesta en órbita se concrete, otro es que el lanzamiento se suspenda por condiciones climáticas, y el más pesimista es que el proceso falle y tengamos que volver a empezar”.

Sin embargo, el viceministro sostuvo que no hay que preocuparse si se da este escenario ya que el Estado venezolano tiene “asegurado el satélite, como uno puede hacerlo con un vehículo o una casa”.

“No significaría una perdida para Venezuela sino que simplemente nos levantaríamos para volver a empezar a planificar el lanzamiento de otro satélite similar”, expresó Barreto.

Por otro lado, sostuvo que después de diez días se podrán “obtener imágenes, antes habrá un proceso de estabilización y sincronización para que a partir del próximo semestre comencemos a recibir fotos periódicamente”.

Además aseguró que el Miranda “permitirá conocer cuáles son las áreas adecuadas para desarrollos agrícolas, construcción de viviendas y establecimiento de zonas naturales protegidas. También podremos hacer mapas, y prevenir desastres climáticos".

Para graficar la potencialidad de las imágenes que enviara el Miranda, el ministro sostuvo: “Venezuela pudo disminuir su tasa de forestación, algo pocas veces visto en el mundo, gracias a imágenes satelitales que fueron compradas a otros países. A partir de mañana, podremos solucionar esos problemas sin depender de nadie”.

El Miranda, es el primer satélite de observación que Venezuela desarrolla desde su Agencia Bolivariana para Actividades Espaciales, aunque es el segundo que pone en órbita. El primero fue el Simón Bolivar Venesat-1 y se encuentra destinado a cubrir las necesidades venezolanas relacionadas con telecomunicaciones( telefonía, Internet y transmisión de información).

Además, el Venesat-1 le permite al país garantizar la educación, diagnóstico e información a la población que vive en lugares remotos y antes no tenía acceso a comunicaciones y fue construido y enviado al espacio gracias a un acuerdo de cooperación con China.

Por otro parte, según lo que informó Barreto, el plan espacial venezolano forma parte de un proceso de desarrollo en la región en un área que estaba vedada para los países en desarrollo. “Ahora podemos pensar en llevar a cabo una unión regional en la materia con Argentina, Brasil y Bolivia para fortalecer este tipo de proyectos”, enfatizó.