El Padre Neguib Eslaquit, director del Centro Espiritual Betania, en Dolores, Carazo, envió una carta a la Compañera Rosario Murillo Zambrana, expresando su alegría por la inscripción de la fórmula presidencial del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

A continuación, la carta íntegra del Padre Eslaquit:

Dolores, Carazo, jueves 4 de agosto de 2016.

Compañera
Rosario Murillo
Su Despacho.

Respetada y apreciada Doña Rosario:

Con acción de gracias al Buen Jesús, Nuestro Señor, millones de nicaragüenses, que amamos nuestra tierra, hemos recibido con alegría, la designación que el Frente Sandinista y la Alianza Unida Nicaragua Triunfa, la inscripción para las elecciones nacionales de noviembre, como candidato a Presidente al Comandante Daniel Ortega y a usted, Doña Rosario, como su vicepresidenta.

Desde el mismo momento en que se formalizó la candidatura, de acuerdo a la Constitución y las leyes de nuestro país, la gran mayoría de los nicaragüenses, nos sentimos plenamente representados.

Usted, Compañera Rosario: representa el servicio con bondad, ternura y dedicación constante a nuestro pueblo.

Esa invocación a Dios, que, usted, a diario realiza, es la Luz Divina, que continuará brindando al Comandante Daniel Ortega y a usted, la sabiduría, fortaleza, decisión y alegría, para consolidar este proceso de fraternidad entre todos y continuar trabajando para erradicar todo aquello que no es digno de los hijos de Dios.

Usted, Doña Rosario, durante toda su existencia, los talentos que Dios le ha dado, los ha sabido utilizar para hacer de la vida, poemas, sueños y convertirlas en hermosas realidades, en favor de los niños, jóvenes, mujeres, hombres, adultos mayores y de manera preferencial, con los más vulnerables, Usted, junto a nuestro Presidente Daniel, continúan honrando y manteniendo viva la memoria del General de hombres libres Augusto César Sandino, y de los héroes y mártires de la Revolución Sandinista.

Me sumo a la alegría y al apoyo de todos los sectores del país, que con agrado nos comprometemos a continuar apoyando este modelo de auténtico cristianismo, de amor al hermano, de equidad y de la solidaridad que es el nuevo nombre de la Paz.

Atentamente,

Padre Neguib Eslaquit
Centro Espiritual Betania
Dolores, Carazo, Nicaragua