Un grupo de 26 compatriotas deportados de Estados Unidos, que arribaron hoy al país, se mostraron emocionados y contentos con el recibimiento solidario que les diera el Gobierno Sandinista.

La mayoría de los 26 compañeros nicaragüenses originarios del norte, coincidieron que ese viaje a Estados Unidos es una pesadilla y que no hay como luchar y esforzarse en su país.

Al llegar a la tierra que los vio nacer, los 26 hombres dijeron sentirse agradecidos con el apoyo del Buen Gobierno; así mismo afirmaron que ahora sus metas son trabajar y luchar en su país.

El Gobierno Sandinista a través del Ministerio de la Familia, hizo efectiva la entrega de una ayuda económica para que regresen a sus lugares de origen y un refrigerio.

Además del chequeo médico, los hermanos nicaragüenses se les garantiza transporte que los lleva a las terminales de buses, para que ellos puedan reunirse con sus familiares.