Centenares de personas que año con año asisten a las actividades en honor a Santo Domingo de Guzmán, presenciaron la noche de este domingo la celebración del tradicional Palo Lucio.

Por pago de promesa y contribuyendo en mantener viva esta tradición, las familias se dieron cita en las cercanías de la Rotonda Cristo Rey en la capital, para dar ánimo y apoyar a los participantes del Palo Lucio.

Los primeros participantes expresaron que para llegar a la cima y obtener cualquiera de los 3 premios, lo esencial es la unidad, tener resistencia, habilidad y optimismo.

José María Barahona mejor conocido como “Chema Pelón”, recordó que el"Palo Lucio" con 40 años de tradición, la realiza como pago de promesa año con año todos los 31 de julio, previo a la llegada de Minguito a la capital.

Esta celebración consiste en que los participantes deben subir el Palo Lucio, el cual previamente es llenado de cebo, lo que convierte en un reto a los que se aventuran en querer llegar hasta la cima para ser uno de los 3 ganadores.

Don Chema Pelón, explicó que en promedio en esta actividad son más de 100 participantes lo que deben llegar hasta la cima y obtener una de las 3 cintas que están en la cúspide del palo de 42 pies, “el que arranque cada cinta recibe premios como canasta básicas, licuadoras, bicicletas, televisores, entre otros premios”.

Recordó que esta celebración a la que año con año asisten más personas, es un pago de promesa a Santo Domingo de Guzmán, ya que año con año ha venido mejorando las condiciones de salud de su hija que tiene problemas de movilidad.

El tradicional Palo Lucio inicia a las 8 de la noche del 31 de julio y termina aproximadamente a las 3 de la mañana del 1 de agosto.

Francisco Reyes, comentó que como todos los años asiste con su familia para participar en la celebración como promesante de Santo Domingo de Guzmán, “todos los años he participado por tradición y promesa ya que yo estuve entre la vida y la muerte y gracias a él (Santo Domingo de Guzmán) yo me curé”.

“Estas actividades son muy buenas y la verdad que son bien alegre y emocionante al ver como las personas luchan por llegar a la cumbre del palo lucio y obtener su premio”, expresó Rene Espinoza.

Recordó que como devoto de Santo Domingo de Guzmán, él y su familia participaran este 1 de agosto en la bajada del santo patrono.

“Yo vengo con mis hijos y mi señora y siempre participó en el palo lucio, por tradición, devoción y diversión también”, afirmó Alexander Manuel Pérez Guerrero.

Doña Marcia Pérez Calderón, quien desde pequeña asiste a esta celebración, expresó que “Siempre vengo distraerme y participar de esta tradición que es bonita y se desarrolla en un ambiente alegre, sano y tranquilo para disfrutar con toda la familia”.

“Es una tradición que tenemos en mi familia de venir año con año a presenciar la celebración del Palo Lucio, una tradición que como católica considero que siempre se debe de mantenerse”, agregó Ivania Oporta.

Vendedores: Santo Domingo nos tiene positivos

Positivos, alegres y muy entusiasmados de incrementar las ventas se mostraron comerciantes que año con año comercializan sus productos en la celebración de tradicional Palo Lucio.

Gerladín Porras dijo que “Minguito nos tiene muy positivas y sabemos que vamos a vender toda la comida típica que estamos ofreciendo, ¡aquí no hay que decir no! Sabemos que vamos a vender todo lo que ofrecemos como el riquísimo gallo pinto, tajadas, pollo asado y carne asada”.

Porras, valoró que esta tradición que forma parte de las actividades de Santo Domingo de Guzmán, se desarrolla en tranquilidad y en un ambiente festivo.

Marcela Romero, por su parte, manifestó que "nosotros vendemos papas fritas y pollo y siempre en estas fiestas agostinas logramos aumentar las ventas… yo llevo 7 años vendiendo aquí y además de vender, disfrutamos de la celebración del Palo Lucio".

Soraya del Carmen, quien se dedica a la venta de palomitas, comentó que tiene más de 10 años de vender en esta celebración, en la que aprovechan para disfrutar de esta tradición que reúne a las familias nicaragüenses.

Al son de los tradicionales chicheros, festones de colores y tarimas culturales, las familias participaron en el tradicional Palo Lucio, en el que muchos de sus participantes después de varios intentos se dan por vencidos, hay otros que demuestran su tenacidad e insistencia e intentan una y otra vez hasta llegar a la cima y obtener las cintas de colores que contienen los premios.