La inactividad física, y el sedentarismo son responsables de muchas enfermedades y complicaciones de salud.

Ahora un nuevo estudio publicado en la revista ‘Circulation’ de la Asociación Americana del Corazón advierte que mirar muchas horas de televisión aumenta el riesgo de embolia pulmonar, lo que puede provocar una muerte prematura.

La embolia pulmonar es un coágulo de sangre pulmonar, que generalmente comienza en la pierna o la pelvis, como resultado de la inactividad física y la mala circulación sanguínea. Y cuando el coágulo se desprende, puede viajar a un pulmón y alojarse en un pequeño vaso sanguíneo, volviéndose realmente peligroso para la salud de quien lo padece.

La investigación

El trabajo fue llevado a cabo por investigadores japoneses que entre 1988 y 1990 pidieron a 86.024 personas de 40 a 79 años que informaran sobre la cantidad de horas que pasaban mirando televisión. Durante los siguientes 19 años, 59 participantes murieron de una embolia pulmonar.

Analizando los resultados de sus respuestas los autores del estudio encontraron que, en comparación con los participantes que venían menos de 2,5 horas diarias de televisión, las muertes por una embolia pulmonar aumentaron en un 70% entre los que pasaban frente al televisor de 2,5 a 4,9 horas; un 40% por cada dos horas adicionales de ver la televisión todos los días; y 2,5 veces entre los que veían la tele de cinco a más horas.

Hiroyasu Iso, líder del trabajo y profesor de Salud Pública en la Escuela de Medicina de la Universidad de Osaka señaló que “La embolia pulmonar se produce a un ritmo menor en Japón que lo que hace en los países occidentales, pero puede estar en aumento”, pero advirtió que podría ir en aumento ya que “los japoneses están adoptando cada vez más estilos de vida sedentarios, que creemos es que los pone en mayor riesgo”.

Responsable

Para los investigadores el riesgo es probablemente mayor a lo que señalan sus hallazgos, ya que se cree que las muertes por embolia pulmonar están infra-detectadas por lo difícil de su diagnostico. Y resaltan que los síntomas más comunes son dolor en el pecho y dificultad para respirar, que son los mismos síntomas que presentan otras complicaciones que ponen en riesgo la vida.

Para el trabajo tuvieron en cuenta otros factores que podían influir en los resultados como la obesidad, la diabetes, el tabaquismo y la hipertensión. Y encontraron que la obesidad era la segunda causa de riesgo de embolia pulmonar por detrás de las horas de televisión.

A su vez los autores del estudio aseguraron que las nuevas tecnologías potencian aún más los peligros y que los resultados de su trabajo pueden ser particularmente relevantes para países como Estados Unidos, ya que “Hoy en día, con la transmisión digital de vídeo, el término ‘atracón’ para describir la visualización de múltiples episodios de programas de televisión en una sola sesión ha llegado a ser popular” según Toru Shirakawa, otro de los autores del estudio e investigador en Salud Pública de la Escuela de Medicina en la Universidad de Osaka,Shirakawa. Que además advierte que “esta popularidad puede reflejar un hábito en rápido crecimiento”.