Los esfuerzos del Ministerio de Salud por combatir la proliferación de las epidemias no cesan en el país.

Una de las acciones que cada fin de semana se realizan es la abatización, al llegar a las casas las brigadas médicas depositan las bolsitas con abate en los recipientes de agua limpia para eliminar la larva que pone el zancudo adulto.

Este larvicida hace su función durante todo un mes, tiempo en el que los dueños de casa deben limpiar tres veces por semana pilas y barriles con agua.

Los habitantes del barrio Máximo Jerez, ubicado en l distrito I están conscientes de la importancia de mantener la limpieza en sus hogares y de la necesidad de abrir las puertas de sus casas a las brigadas de salud.

Una de las habitantes del Barrio Máximo Jerez es la señora Micela Carolina Abellán Rodríguez, quien asegura que al mantener la limpieza en su hogar ha permitido que nadie se enferme.

“Me parece excelente este trabajo de salud porque así evitan que hayan mosquitos, muchas enfermedades que pueden dar y sobre todo a los niños”.

“Al contorno del barrio he escuchado que ha habido casos de zika y chikungunya, pero en mi casa gracias a Dios a ninguno y eso es porque siempre trato de no tener botellas, boto lo que no sirve y no almacena agua y cuando almaceno lavo dos veces a la semana los barriles”.

Rosa Peña, habitante de la calle Uno del Barrio Revolución, indico que las puertas de su casa siempre están abiertas para que las brigadas entren a fumigar y abatizar.

“Esta nueva enfermedad que vino a como es el chikungunya nos tiene bien preocupados porque he estado viendo las noticas y se han reportado más casos, entonces lo que nos queda abrir las puertas de nuestras casas cuando vienen a fumigar y a abatizar”.

“Lo que menos queremos son enfermedades y gracias a mi Dios en mi casa nadie se ha enfermedad y espero que no venga esa enfermedad, pero lo que nos ha ayudado es el higiene, si vos no tenes higiene en tu casa las enfermedades costarán que lleguen”, agregó Rosa.

Otro poblador consciente de la importancia de la lucha antiepidémica es Rolando Medrano, quien comentó que sumado al trabajo de las brigadas él riega con insecticida las áreas más sensibles en su casa para eliminar a los zancudos.

“Aquí yo riego insecticida para matar esos zancudos que ya no se aguantan, también dejo que entren a fumigar porque eso los mata y nada de charcas en mi casa ni agua almacenada algo que he aprendido porque antes manteníamos agua guardada pero ahora no se puede porque esta enfermedad que está en todo el mundo”.