Presidente-Comandante Daniel rinde Homenaje Póstumo al Comisionado General Buenaventura Miranda. 28 de Julio del 2016:

Querida Ana Mercedes Reyes Baltodano, hoy viuda de nuestro Hermano Buenaventura Jesús Miranda Fitoria; querido Carlos Augusto Miranda Vargas, hijo de nuestro Hermano; Raymundo, Pedro José, Hermanos de Buenaventura; Sobeyda, Elba y Fernanda Miranda, tías de nuestro Hermano.

Sobeyda está aquí presente, está Elba también... Sobeyda me recordaba que tiene dos hijos caídos en la Lucha, en la Batalla Eterna de Nicaragua, por la Paz, por la Justicia, por la Libertad... ¡dos hijos! Ahora le tocó a Buenaventura entregar lo más valioso que tenemos los Seres Humanos, como es nuestra Vida, e ir en tránsito hacia esos Nuevos Espacios.

Y le decía a Ana Mercedes, y le digo a su Familia, y les digo a [email protected] [email protected] [email protected] de la Policía Nacional, y a todos los Familiares, y a todo nuestro Pueblo, que en este tránsito hacia Nuevos Espacios donde ha dejado su Vida, nos sigue acompañando, está aquí presente acompañándonos con su compromiso, compromiso desde su juventud, desde su niñez, con lo que son las Reivindicaciones de un Pueblo, con lo que son las Reivindicaciones de las Familias nicaragüenses: Estabilidad, Jus-ticia, Trabajo, Paz.

Comprometido en la Batalla contra la tiranía impuesta por la Intervención extranjera, llegando al Momento Histórico, ese Gran Momento de la Victoria del 19 de Julio de 1979, y siendo parte de crear los fundamentos, las bases de la Policía Nacional, que viene de las Raíces de Lucha Heroica de nuestro Pueblo a lo largo de toda su Historia.

Es cierto, tenemos un alto grado de Seguridad, un alto Índice de Seguridad, reconocido en todo nuestro Planeta, pero también estamos convencidos que la Seguridad no es total. Hay que estar luchando continuamente contra aquellas Fuerzas Organizadas, como es el crimen organizado, como son las bandas delincuenciales, como es ese crimen, esa delincuencia que acosa a las Familias nicaragüenses, que acosa a la Juventud nicaragüense.

Hay que estar luchando contra esas manifestaciones de violencia que tratan de romper el punto de equilibro que logramos mantener y que ha venido fortaleciendo la Seguridad, la Estabilidad y la Paz en nuestro País. Donde la Unidad del Pueblo, la Unidad de las Familias nicaragüenses, con la Policía, con el Ejército, con las Instituciones del Estado, ha sido determinante; la Unidad de [email protected] en esta Batalla para defender la Paz, el Derecho a la Paz de todas las Familias nicaragüenses.

Claro, no logramos todavía evitar que se produzcan crímenes, delitos, pero se ha logrado ir reduciendo el índice de criminalidad, el índice de delitos, pero no podemos estar satisfechos. Mientras estén Familias nicaragüenses siendo afectadas criminalmente por las diferentes manifestaciones de delito que tenemos en nuestro País, no podemos estar contentos, no podemos estar satisfechos y tenemos que seguir luchando. Porque la Seguridad, la Estabilidad, la Paz, no es asunto de que se alcanzó y luego ya estamos tranquilos, y que la Estabilidad, la Paz y la Seguridad van a quedar por sí solas, en automático, ya instaladas. Eso no es posible.

Tiene que ver con todos los elementos de inseguridad que existen en nuestro Planeta, tiene que ver con todo lo que son los elementos culturales que se mueven ahora en nuestro Planeta; elementos culturales de violencia, de crimen.

Tiene que ver con lo que son los vicios que se han instalado en los Países Desarrollados y que atraen el consumo de la droga. Y para poder llenar ese consumo de la droga que ellos atraen, entonces lógicamente, nuestros Países aquí en América Latina, desde el Sur, están librando la batalla, y todos libramos la batalla en nuestros Países para evitar que se produzca la droga, que se posicione la droga, y luego evitar que la droga transite de Sur a Norte, donde están los grandes mercados de la droga.

Y en esta Batalla estamos nosotros en medio, una Batalla que es un factor de desestabilización, un factor externo de desestabilización, y que le cuesta al País, en primer lugar, la Vida de [email protected] nicaragüenses, la Vida de Hermanos de la Policía Nacional, Hermanas de la Policía Nacional, Hermanos del Ejército, Hermanas del Ejército, que han caído en ese combate contra el narcotráfico y el crimen organizado.

Una Lucha que la seguimos librando, y que la tenemos que seguir librando; igualmente contrarrestando las diferentes manifestaciones de crímenes, de delitos que tenemos en nuestros Países, que no son más que un reflejo de la cultura que se ha establecido en el Planeta... ¡una cultura de violencia!

Está instalada una cultura de violencia en nuestro Planeta, y tenemos que luchar contra esa cultura de violencia que está instalada, y está instalada desde los Países Desarrollados. No es un invento de los Países en vías de Desarrollo, sino que es una manifestación de las grandes deformaciones que en el orden cultural se presentan en el Modelo Económico que se ha establecido en nuestro Planeta, y que conlleva también un elemento cultural que deforma, y que promueve la violencia, el odio, la envidia, la muerte. Contra todo eso estamos luchando, [email protected] [email protected] nicaragüenses.

Gracias a Dios, a pesar de nuestros limitados recursos, Nicaragua sigue siendo un ejemplo como punto de contención en lo que ha venido siendo prácticamente un proceso de avance del narcotráfico y el crimen organizado en nuestra Región.

Nicaragua se ha convertido en un Muro de Contención, y ya sabemos lo que significa. Esto significa desafiar al crimen organizado, desafiar al narcotráfico, desafiar a esos Poderes Económicos, Militares, que se han instalado, y que incluso han logrado penetrar, en otras Naciones de nuestro Planeta han logrado penetrar en las Instituciones del Estado.

Por eso se habla incluso... se habla, nosotros no podemos ahí afirmar, simplemente repetir lo que se dice de parte de Expertos, Analistas de otros Países, de otras Naciones, que hablan de Narco-Estados. O sea, hacia esos extremos llega la crisis en el ámbito de la Seguridad. Y si no hay Seguridad, si no hay Estabilidad, no puede haber Justicia, no puede haber Libertad, y no puede haber Paz.

Aquí seguimos dando la Batalla, y tenemos que seguir dando la Batalla, con toda la firmeza que la hemos venido dando. Seguir uniendo esfuerzos, para continuar definiendo el Derecho de todas las Familias nicaragüenses, a la Seguridad, a la Estabilidad, a la Paz, que son factores fundamentales para poder entonces mejorar las condiciones económicas y materiales de la Patria.

Son las condiciones fundamentales para poder Erradicar el Hambre, la Extrema Pobreza, la Pobreza, el Desempleo, y lo venimos logrando, poco a poco venimos avanzando. Y el Milagro, gracias a Dios, es esta Gran Unidad que tenemos [email protected] nicaragüenses, [email protected] de que, es en esta Unidad que está la Fortaleza que nos permite garantizar y continuar garantizando Estabilidad, Paz y Seguridad para el Pueblo de Nicaragua.

Queridas Familias, [email protected] [email protected] de Boaco que acompañan a la viuda, a los hijos, a las tías, y a todos ustedes, para el Pueblo de Boaco, nuestra Solidaridad, nuestro Amor, y sobre todo nuestro compromiso de seguir luchando con la misma entereza con que luchó nuestro Hermano Buenaventura Miranda. Seguir luchando con esa misma Firmeza, seguir luchando con esa misma Fortaleza, desde la Fundación de la Policía hasta la fecha en que él ha caído, ha caído en combate, ¡claro que ha caído en combate!

Fue un ataque cobarde, artero, pero él estaba en cumplimiento de su Deber, y cayó en cumplimiento de su Deber, y él continuará presente fortaleciendo la Moral de la Policía Nacional, y fortaleciendo la Moral del Pueblo nicaragüense, y de todas las Instituciones del Estado nicaragüense.

Ahora van a dirigirse a Boaco, donde él nació, y allá estará ese Pueblo, seguro, acompañándoles, porque sabemos el gran cariño, el respeto que el Pueblo de Boaco le tenía a nuestro Hermano. Y ahí estaremos también nosotros acompañándoles, ahí estaremos presentes desde aquí acompañándoles, librando siempre la Batalla por la Paz y la Estabilidad de todo nuestro Pueblo.

Y que Viva Siempre, Siempre presente nuestro Hermano, en nuestros Planes, Acciones, en el trabajo diario... ¡Adelante Siempre! Y siempre con más arrojo, con más firmeza, con más alegría también, a seguir librando estas Batallas que son por el Bienestar de las Familias nicaragüenses. Gracias, [email protected] [email protected]