Más de 1.000 hectáreas fueron arrasadas por un incendio todavía activo en la región mediterránea de Valencia, en el este de España, que quemó un parque natural y obligó a intervenir al ejército, informaron este martes las autoridades regionales.

El fuego se originó el lunes por la tarde por causas todavía desconocidas en el municipio de Artana, en la provincia de Castellón, y se propagó rápidamente, explicó una portavoz del servicio de emergencias del gobierno regional de Valencia.

Las llamas se extienden por tres municipios aunque sin afectar núcleos habitados, señaló esta portavoz. “La estimación es de más de 1.000 hectáreas afectadas”, añadió.

El lunes por la noche el incendio alcanzó el parque natural de la Sierra de Espadán, el segundo más grande de la región, un gran bosque de alcornoques y fuentes donde habitan numerosos rapaces, zorros y también especies de murciélagos en peligro de extinción.

Más de 300 personas, entre ellos 130 militares, y 27 medios aéreos están intentando contener el avance del fuego hacia esta reserva natural, que por ahora solo estaría afectada en las zonas periféricas.

“La orografía está dificultando las labores de extinción. Es una zona muy abrupta y con una vegetación muy frondosa”, explicó esta portavoz.

Tras días de fuerte calor y poca humedad, la mayor parte del territorio español se encuentra bajo alto riesgo de incendios, especialmente las zonas mediterráneas y la región de Galicia (noroeste), con riesgo muy alto o extremo, según la agencia meteorológica nacional.