Si bien en 1998 se promulgó la ley 337 o ley creadora del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (SINAPRED), es en el 2007 con el Gobierno Sandinista que dirigen el Presidente Daniel Ortega Saavedra y la compañera Rosario Murillo, se comienza a promover, practicar e impulsar políticas que den forma a un sistema que da protagonismo a las familias para aprender a protegerse y promover la vida ante los fenómenos naturales.

Lo anterior es parte de las coincidencias que valoraron los participantes del Congreso Nacional de Gestión Integral de Reducción del Riesgo de Desastre "Salvaguardando y Protegiendo la Vida de los Nicaragüenses" en el que participan todas las instituciones que integran el Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención a Desastres (SINAPRED), que se realizó en el auditorio Fernando Gordillo en la UNAN-Managua.

En este congreso participaron representantes de las instituciones como Defensa Civil, la Dirección General de Bomberos, alcaldes y vicealcaldes del país, los enlaces de los COMUPRED, COBAPRED, maestros, autoridades universitarias y miembros de los Gabinetes de la Familia, Comunidad y Vida.

En este congreso se abordaron una diversidad de temáticas y acciones que ha emprendido el Gobierno Sandinista en alianza con las familias para salvaguardar la vida ante la ocurrencia de los distintos fenómenos naturales, entre estos sismos, eventos volcánicos, inundaciones, deslaves, incendios forestales y otros.

Hoy por hoy las familias participan activamente en los diferentes ejercicios de protección que permitan hacer frente a los fenómenos naturales, tomando en cuenta que Nicaragua es un país vulnerable.

Se conocieron las experiencias ocurridas en León, Nueva Segovia, Matagalpa, Rivas, Zelaya Central y Managua. El congreso permitió a los participantes conocer los efectos y acciones que impulsa el gobierno para mitigar el cambio climático, así como los riesgos sismológico que enfrenta el país, el funcionamiento del sistema de alerta temprana para Tsunami y los retos y desafíos en la reducción del riesgo.

SINAPRED lo integramos todos

“El objetivo de este congreso es el intercambio de experiencia de todo lo que se ha venido avanzando en el fortalecimiento, en el desarrollo de este nuevo modelo que el Frente Sandinista ha venido impulsando y que consiste fundamentalmente en la transformación del sistema. El sistema hoy no es solamente un sistema institucional, es un sistema fundamentalmente social, donde el protagonismo de las personas, las familias, las comunidades son el pilar fundamental”, resaltó el codirector del SINAPRED, doctor Guillermo González durante su intervención en el congreso.

Añadió que durante los últimos años, bajo el liderazgo del comandante Daniel y de Rosario, se ha trabajado en preparar y organizar en los barrios, comarcas, municipios, la base de respuesta ante cualquier situación y a la vez, crear una nueva cultura de prevención y previsión ante los fenómenos naturales.

“La idea es ir creando esa nueva visión de cara a los fenómenos naturales, a las situaciones que eventualmente se presentan y que podamos salir avante”, dijo.

González subrayó que 9 años después de haber asumido el Frente Sandinista, la administración del país,  hay una gran diferencia en el tema de prevención y atención, siendo

Actualmente a nivel nacional existen más de 67 mil brigadistas organizados en unas 15 mil brigadas de primeros auxilios, búsqueda y rescate, constituyéndose en pilares fundamentales para atender a familias en barrios y comunidades.

“Otro ejemplo es como se ha venido desde las comunidades, viviendas, hogares, elaborando los planes comunitarios y familiares, que son un paso fundamental en esa conciencia que se ha venido transformando en los nicaragüenses, en elementos que le permite a las familias saber que hacer a la hora de una eventualidad”.

El coronel Rogelio Flores, jefe del estado mayor de la Defensa Civil, igual aseguró que fue a partir del 2007, que Nicaragua comienza a articular políticas certeras en materia de prevención y atención.

“El sistema empieza a funcionar después del 98, después del huracán Mitch, antes del huracán no se contaba ni con una ley de prevención, mitigación y atención de desastres, fue después del año 2000 que se crea la ley 337 (creadora del sistema), sin embargo esto estuvo dormido y fue a partir del 2007 que se le da fuerza y se empieza a implementar políticas y estrategias serias para la prevención de desastres, para la mitigación de riesgos y para la protección de la población con estrategias claras, es a partir del 2007 que se inicia este proceso de la seguridad integral, de la seguridad ciudadana, ya con políticas claras”, destacó Flores.

Con muchos retos y desafíos

El alcalde de Matagalpa Sadrach Zeledón, manifestó que el congreso permitió valorar las experiencias vividas, mejorar los errores y fortalecer lo que se ha hecho mejor.

“Este congreso se trata de valorar hasta donde hemos avanzado, las experiencias vividas y saber hacia donde debemos dirigir nuestros propios esfuerzos. Aquí estamos todos los municipios y estamos las instituciones especializadas en el tema y sobre todo los protagonistas principales que son las familias porque al final de cuentas los desastres impactan en el barrio, en las familias, en las casas, en el ser humano y es ahí donde debemos apuntar más fuertes en esas tareas de prevención”, añadió Zeledón.

El compañero Yamil Zapata, secretario político del FSLN en Puerto Cabezas, señaló que ahora las comunidades son los protagonistas principales de los ejercicios de protección, lo que se traduce en mayor conciencia de las familias a prepararse ante eventuales huracanes o inundaciones.

“Esto ha ayudado a que la gente empiece a involucrarse mayormente en esta actividades de prevención, lo hemos visto en los ejercicios nacionales que hemos hecho y la participación de las comunidades, de los estudiantes, de los jóvenes ha sido vital, creo que vamos tomando conciencia de esta responsabilidad que tenemos frente a toda la población de prevenir para evitar mayores pérdidas de vidas humanas  sobre todo”, respondió Zapata, reconociendo que se debe seguir aprendiendo.