Durante una misa oficiada en Ticuantepe en honor al Sagrado Corazón de Jesús, su Eminencia Reverendísima, Cardenal Leopoldo Brenes, lamentó que en el mundo haya tanto odio y gente inocente muriendo como consecuencia de las guerras y el extremismo.

“Nos estamos destruyendo, ese es el mundo de hoy. Tenemos que orar, orar para que verdaderamente seamos esa comunidad de amor, que podamos cambiar todo lo que en el mundo es odio. Cantidad de gente humilde, sencilla, inocente, como dice constantemente el Papa Francisco, sigue muriendo”, indicó Brenes.

Al respecto, el Cardenal también lamentó cómo personas extremistas “dejan ir un camión y matan cantidad de gente” o “hacen estallar una bomba y mueren cantidad de niños, jóvenes (y) adultos inocentes”.

Para Brenes cosas como éstas nos llaman a todos a orar insistentemente.

“La fuerza de una parroquia está en la oración”, aseguró el religioso ante cientos de personas congregadas en las afueras de la parroquia de Ticuantepe, lugar donde se realizó la eucaristía.

Enfatizó que los padres de familia tienen el gran reto de enseñarles a orar a sus hijos.

Dijo que en cada oración los cristianos deben hacerle al Señor tres peticiones: pan, perdón y ayuda en las tentaciones.

Insistió que perdonar es algo tan complejo que él prefiere creer que el perdón no es humano sino algo divino.

Subrayó también que cuando uno ora no debe hacerlo con reservas sino que hay que hacerlo de todo corazón. “Esa es la oración, ofrecerle lo mejor al Señor”, manifestó.

Durante la misa realizada en Ticuantepe el Cardenal confirmó a 119 adolescentes de este municipio.