Presionada por las últimas declaraciones de Bernie Sanders, la presidenta del Partido Demócrata de Estados Unidos, Debbie Wasserman Schultz, anunció el domingo que renunciará a su cargo al finalizar la convención de investidura de Hillary Clinton, que comienza el lunes en Filadelfia.

"La mejor forma para mí de cumplir esos objetivos es renunciar a mi puesto de presidenta del partido al finalizar la convención", escribió Debbie Wasserman Schultz en un comunicado, refiriéndose a la campaña electoral de los próximos meses, luego de que el sitio Wikileaks publicara en la noche del viernes unos 20.000 mensajes internos del Partido Demócrata develando una posible tentativa de desestabilización de Bernie Sanders durante las primarias para la Casa Blanca.

WikiLeaks asegura tener en su poder casi 20.000 correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata (DNC, por su sigla en inglés), en varios de los cuales altos funcionarios del partido hablan de tácticas para vencer a Bernie Sanders.

Durante las primarias, Sanders acusó al DNC de favorecer a Clinton y el domingo, en una entrevista con la cadena ABC, exigió la renuncia de la presidenta del DNC, Debbie Wasserman Schultz.

"Creo que debería renunciar. Punto. Creo que necesitamos una nueva presidenta que nos lleve por una dirección muy diferente", subrayó Bernie Sanders sobre Wasserman Schultz, quien tenía previsto dar un discurso durante la convención pero, según CNN, finalmente no lo hará.

De acuerdo con la radio pública NPR, Wasserman Schultz tampoco presidirá la convención y ese rol lo asumirá la congresista Marcia Fudge.

Esta congresista de Florida era cuestionada desde meses atrás por Sanders y sus partidarios, que la acusaban de parcialidad y reclamaban su renuncia a fin de unificar el partido.

Su renuncia debería satisfacer al campo de Sanders y podría calmar los espíritus, antes del discurso del senador de Vermont, previsto para la noche del lunes.

En tanto, el director de campaña de Hillary Clinton, Robby Mook, acusó a piratas informáticos rusos de haber filtrado los correos electrónicos a Wikileaks para dividir al Partido Demócrata justo antes de la convención y, de ese modo, ayudar a Trump a ganar las elecciones de noviembre.

Pese a la polémica por la filtración de WikiLeaks, en su intervención ante la convención en la noche del lunes, Bernie Sanders "dejará claro" que Clinton es "muy superior" a Trump "en todos los principales asuntos, desde la economía y la salud a la educación y el medio ambiente", según adelantó la campaña del senador.

En su discurso, Bernie Sanders mandará un mensaje a los participantes en la convención y a los 13 millones de votantes que lo apoyaron en el período de primarias para destacar que han comenzado "una revolución para transformar a Estados Unidos y que esa revolución continúa".

Pese a que Bernie Sanders respaldó la candidatura de Hillary Clinton el pasado 12 de julio, muchos de sus seguidores planean protestar durante la convención, insatisfechos con la elección de la ex secretaria de Estado y menos convencidos todavía con su compañero de fórmula, el senador Tim Kaine.