El presidente en funciones del gobierno español, Mariano Rajoy, mantiene los diálogos con otras fuerzas políticas del país, para desbloquear la conformación de un gobierno estable, informó en rueda de prensa la vicepresidenta Soraya Sáenz.

Sáenz aseveró que Rajoy "está muy activo, pero en la manera en que él considera que puede obtener mejores frutos, de forma constante y discreta".

La propuesta de los conservadores es buscar una gran coalición con el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y el centroderechista Ciudadanos (C's), segunda y cuarta fuerzas parlamentarias, respectivamente, tras las elecciones del 26 de junio.

La vicepresidenta en funciones descartó una eventual renuncia de Rajoy, actual presidente en funciones, como pidió Ciudadanos.

El jefe del Ejecutivo saliente pretende revertir las decisiones de los líderes del PSOE, Pedro Sánchez, y de Ciudadanos, Albert Rivera, cuyas formaciones ocupan en la Cámara baja 85 y 32 bancas, respectivamente.

La agrupación socialdemócrata mantiene su negativa en cuanto a un nuevo mandato del PP en el gubernamental Palacio de la Moncloa. Ciudadanos anunció que se abstendrá en una segunda votación.

Según el calendario difundido por la Casa Real acudirán primero al Palacio de la Zarzuela los portavoces de los grupos más pequeños hasta concluir con las cuatro agrupaciones mayoritarias en la Cámara baja.

Posteriormente, se reunirá con Rajoy, Sánchez, Rivera y Pablo Iglesias, secretario general de la coalición de izquierda Unidos Podemos, tercera fuerza en el Congreso con 71 escaños.

Estas conversaciones son el paso previo antes de que el también jefe del Estado comunique a la titular del Congreso, Ana Pastor, su propuesta de candidato a la jefatura del Ejecutivo, en cumplimiento de lo establecido en la Constitución.