El pequeño pueblo estadounidense de Hugo, en el estado de Colorado, se encuentra en alerta debido a que el agua potable ha sido contaminada con tetrahidrocannabinol (THC), el principal constituyente psicoactivo del cannabis, informa CBS News.

"Eviten usar el agua para beber, cocinar o bañarse en las próximas 48 horas", ha advertido la oficina de Salud Pública del condado de Lincoln, donde se encuentra Hugo. Por su parte, la Policía local indicó que la protección de al menos uno de los pozos del suministro de agua había sido manipulada. Tras realizarse los respectivos análisis del líquido vital se encontraron indicios de THC.

Las autoridades de Colorado, en colaboración con el FBI, han iniciado las correspondientes investigaciones. Poco después los responsables sanitarios descartaron el riesgo de usar el agua para bañarse o lavarse los dientes, y en las tareas de limpieza del hogar y la ropa.

Explicaron que en el "peor de los casos" una persona que haya consumido mucha agua por mucho tiempo puede experimentar falta de coordinación, ansiedad, alucinaciones, paranoia o delirio. Aunque "al ser una exposición a corto plazo, no debería tener efectos permanentes y de largo plazo", informa BBC Mundo.