Con el objetivo de que menos mujeres sigan siendo víctimas del cáncer cérvico-uterino, el hospital Bertha Calderón realizó este viernes una jornada de exámenes de papanicolau y colposcopías.

De acuerdo a la directora de este centro hospitalario, doctora Gilma Arias, la idea era realizar más de 50 papanicolau y 15 polcoscopías.

Arias señaló que estos tipos de exámenes son muy importantes porque previenen que la mujer desarrolle cáncer. En este sentido, afirmó que toda mujer que ya ha tenido relaciones sexuales debe realizarse periódicamente el examen de papanicolau, aunque también debe estar atenta a secreciones o sangrados no relacionados a la menstruación.

Muchas de las pacientes que asistieron este viernes a la jornada exhortaron a las mujeres nicaragüenses a que no tengan miedo, pues un chequeo como éste puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte.

“Es importante por los hijos, estar bien, poder saber que uno va a poder vivir más tiempo y ver crecer a los hijos”, dijo Santos Josefa Rizo, de 39 años, y originaria del departamento de Nueva Segovia.

“Es bueno para evitar tantas enfermedades, no dejar motos (huérfanos) a sus hijos, más cuando uno tiene a sus niños chiquitos. Hay que tratarse a tiempo”, indicó por su parte Aracelly Mercado, de Masaya, una mujer de 35 años y madre de cuatro niños.

A la par de esta jornada también se practicaron 7 cirugías ginecólogicas.

El Bertha Calderón atiende exclusivamente a las mujeres y es el único en donde se trata este tipo de enfermedades.