Tras la victoria de la Revolución Popular Sandinista hace 37 años triunfó la verdadera democracia y la justicia social que abrieron un nuevo rumbo para el progreso de Nicaragua, afirmó el viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Ryabkov.

Ryabkov transmitió felicitaciones a las autoridades y pueblo nicaragüenses de parte del Gobierno y de la Cancillería de Rusia en ocasión de la gran fiesta nacional por otro 19 de julio de victorias, destacó.

El pueblo de Nicaragua alcanzó una genuina victoria tras una larga y tenaz lucha, fiel a los ideales de Augusto César Sandino, resaltó el vicecanciller para los Asuntos del Hemisferio Occidental y las relaciones con América Latina y el Caribe.

Apreció el vicecanciller que pese a las turbulencias del mundo contemporáneo y las complejidades globales, la nación centroamericana configuró sus prioridades de la política exterior con una firme defensa de los intereses nacionales y una posición sólida en el mundo.

Reiteró Ryabkov la condición de Nicaragua como uno de los socios cercanos y aliados importantes de Rusia en la región latinoamericana, así como la coincidencia en la defensa de principios básicos de las relaciones internacionales y la multipolaridad.

Compartimos enfoques similares en torno a diversos temas de la agenda internacional y el rechazo a las imposiciones y hegemonías, enfatizó el diplomático.

Ryabkov expresó el reconocimiento del gobierno ruso a la postura de Managua por el apoyo permanente a Moscú y la contribución a una interacción más estrecha entre los dos países, basada en auténticos sentimientos de hermandad, valoró.

Consideró que la decisión de la Asamblea parlamentaria del país centroamericano de declarar el 12 de diciembre Día de la Amistad entre Rusia y Nicaragua ratifica la voluntad invariable del curso a lazos indestructibles y de cooperación.

El embajador nicaragüense Juan Ernesto Vázquez expresó, a su vez, que el pueblo siente un inmenso orgullo por el modelo social inclusivo y de conciliación liderado por el presidente Daniel Ortega para construir un país desarrollado y próspero.

Durante su intervención por los festejos centrales en Rusia del triunfo de la Revolución Sandinista, Vázquez reconoció el aporte de la solidaridad internacional, sobre todo de gobiernos y movimientos progresistas latinoamericanos, decisivo para la victoria final.

Resaltó asimismo la ayuda del gobierno ruso a los proyectos y programas de desarrollo de Nicaragua con tecnologías, inversiones y la formación de profesionales.

Es así como se ayuda verdaderamente a los países "con transferencia tecnológica y científica y no con bombas, aviones e intervenciones militares", aseveró el embajador nicaragüense.

Junto a Rusia compartieron la celebración por el aniversario 37 de la Revolución Sandinista representantes de Abjasia, Osetia del Sur y de Crimea, además de miembros del cuerpo diplomático latinoamericano y de otros Estados amigos, como Sudáfrica, Angola y Palestina.