El Reverendo Ornar Duarte, Pastor de la Iglesia Ríos de Agua Viva, manifestó que a 37 años del derrocamiento de la dictadura somocista, las familias nicaragüenses pueden celebrar con alegría en una Nicaragua de Paz, tranquilidad, de Reconciliación y de Amor, donde podemos alabar y exaltar el nombre del Señor con libertad.

"Este triunfo significa haber dejado la noche oscura y llegar a la luz del nuevo día. Hoy Nicaragua ha avanzado grandemente. A través del gobierno del Presidente Daniel y la compañera Rosario Murillo ha venido avanzando en esa visión en la política de alianza, dialogo y consenso en la que todos los sectores somos coparticipes del bienestar de Nicaragua", expresó Duarte.

"Hoy Nicaragua está mejor que hace muchísimos años, vamos caminando poco a poco, se ve la voluntad que hay en el gobierno de sacar adelante con empleo, producción, salud, educación y programas sociales que le llegan a la gente", añadió.

A juicio de este líder cristiano el gobierno se mira con voluntad de servicio, de amor a la gente a la juventud, a los ancianos, a los jubilados y a todos los sectores de la población.

"Muestra de eso es que Nicaragua hoy está en el ojo del mundo como un país recomendado para venir, para invertir y está como uno de los países más seguros de Centroamérica. Hay buena voluntad para que este país vaya caminando por rutas de desarrollo y de progreso", aseguró.

Duarte aseguró que la comunidad evangélica de Nicaragua seguirá orando y clamando para que Nicaragua siga por el camino de Dios.

"Mientras que no nos apartemos del camino de Dios y sigamos con una Nicaragua Cristiana, proclamando la fe, manteniendo los principios de cristianos, eso es importante en este gobierno esos principios de cristianos que se mantienen que se sostienen; eso es importante porque los principios cristianos imprimen moral valor, fortaleza, fe y paz para las familias nicaragüenses", valoró.

El pastor recordó que todos los sectores, de todos los credos se sumaron a la lucha para finalizar con el régimen somocista.

"Fue el pueblo de Nicaragua el que se volcó a las calles para derribar esos años de opresión, de tiranía, de muerte y de dolor. En esos tiempos era un delito ser joven. Hoy no, hoy uno puede caminar tranquilo por las calles, la policía más bien nos protege, el ejército ayuda en tiempos de desastres", explicó.

"El pueblo se volcó a esta tarea de reconstrucción, todos los sectores religiosos, juventud, estudiantes, productores, Nicaragua tuvo que cerrar filas para poder derrotar el mal que nos acechaba. Y creo que tenemos que seguir todos los nicaragüenses unidos, trabajando para erradicar la pobreza, la droga, el crimen, la violencia, y para contribuir en la construcción de una Nicaragua libre, buscando a Dios y acercándose a la mano del Señor", indicó Duarte.

"Hoy se han reivindicado los derechos que por años y años no se habían dado a las clases más necesitadas. Nicaragua va por buen camino y pidámosle al Señor que podamos seguir por los caminos de bienandanza, libertad y que todos tenemos que trabajar juntos para que este país se mantenga a flote siempre con la ayuda del Señor", concluyó el líder evangélico.