“Condenamos en los más fuertes términos la violencia que quita vidas en Siria. Sabemos que las bajas caen sobre los hombros del gobierno de Damasco, pero también sabemos que la oposición armada es responsable debido al apoyo militar que reciben del exterior”, aseguró.

La jefa de Estado añadió que “como presidenta de un país apelo a esto a que dejen las armas y miren hacia el diálogo y acepten las fuerzas de mediación de parte del enviado de la ONU y la Liga Árabe. El diálogo es la única opción, no existe salida militar que logre una solución pacífica”.

Recordó que los problemas en Medio Oriente requieren una atención mayor por parte del Consejo de Seguridad, del que señaló su “dificultad para lidiar con los conflictos regionales”.

La mandataria recalcó que se necesita "una reforma institucional mundial, especialmente del Consejo de Seguridad, ya que la comunidad internacional tiene la dificultad para lidiar con los conflictos regionales, esto es visible en las disputas que se dan en las reuniones de los Consejos de Seguridad a los problemas más graves que enfrentamos”.

Se refirió también al ataque de las embajadas de Estados Unidos (EE.UU.) en diversos países árabes y consideró que se tratan de “ataques terroristas”, pues han costado la vida de civiles, entre ellos, funcionarios diplomáticos.

“Condenamos los ataques terroristas que le costaron la vida a los diplomáticos estadounidenses”.

El embajador Christopher Stevens y otros tres funcionarios de EE.UU. resultaron muertos el pasado 11 de septiembre cuando islamistas libios perpetraron un ataque a la sede diplomática, en protesta por una película realizada en Estados Unidos que insulta a la religión islámica y a su profeta Mahoma.

Palestina como Estado libre

Dilma Rousseff recordó durante su intervención en Naciones Unidas que es necesario el reconocimiento de Palestina como un Estado libre y pleno, algo que manifestó en el discurso promulgado hace un año.

“En 2011 dije que es necesario el reconocimiento de Palestina como Estado libre, para poder trabajar en función de una estabilidad política en la región para los palestinos, sus vecinos de Israel y la región”.