En saludo al 37 Aniversario de la Revolución Popular Sandinista la Embajada de Nicaragua en Alemania inauguró una exposición de pintura de la artista plástica Sofía Castillo de Sturm (1975 Rivas, Nicaragua).

La muestra -expuesta hasta el 21 de Julio en la Sala 15 de Septiembre de nuestra representación diplomática- recoge desde la fecundidad a la mujer como elemento preponderante, envuelta en la naturaleza verde y exuberante de su pueblo natal, pero también cobijada con su propia naturaleza de mujer, mujer madre, potente y tierna, mujer madre naturaleza y mujer madre Revolución Sandinista, como una fuente permanente de inspiración en la lucha por un mundo mejor.

Acompañan las cuadros frases de nuestro laureado poeta Rubén Darío, cuya visión trasciende el tiempo y el espacio y permite reflexionar sobre la lógica de trabajo del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional y los valores e ideales que inspiran las nuevas batallas en rumbo a la prosperidad.

La Embajadora Karla Beteta dio la bienvenida a los invitados en nombre del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional presidido por el Comandante Presidente, Daniel Ortega y la Cra. Rosario Murillo. Durante sus palabras destacó los 37 años de compromiso cristiano, socialista y solidario, de lucha por la paz, la igualdad, el respeto a la dignidad de los pueblos y a su autodeterminación; 37 años de nuestra cultura y tradiciones; de presencia militante ante las vicisitudes de la vida de nuestro pueblo, 37 Años de perseverancia revolucionaria, construyendo victorias por la educación, la salud, la equidad de género y contra la pobreza.

El evento concentró a representantes del cuerpo diplomático y del Ministerio de Relaciones Exteriores alemán, a movimientos de solidaridad alemanes, a la comunidad nicaragüense e hispanoparlante. La fiesta rindiendo homenaje a la Revolución, que es vida, esperanza y canto en amor a Nicaragua, se celebró además con música revolucionaria y comidas típicas nicaragüenses.

Que estos 37 años de revolución sean un faro de luz para los pueblos que han buscado su libertad y ansían vivir con dignidad, dueños de su destino, gestores de su futuro.

A continuación el saludo, pronunciado por la Embajadora Karla Beteta durante la celebración:

Excelencias, estimados representantes del gobierno federal, queridos hermanos y hermanas de los Movimientos de Solidaridad, queridos compatriotas, amigos (a),

Agradezco en nombre de Nicaragua y del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, presidido por el Presidente Daniel Ortega Saavedra y la Cra. Rosario Murillo, la presencia de cada uno de Ustedes en este acto central de la celebración del 37 Aniversario de la Revolución Popular Sandinista.

La cultura y la historia nos han enseñado que las armas nunca han podido asesinar las ideas ni la conciencia de los pueblos. Los dictadores de América y el mundo, crearon nuevos conceptos y nuevas acepciones de las palabras para asesinar a los grandes pensadores, a los humanistas, intelectuales, artistas y a todos aquello que entregaron su vida por un mundo mejor, a quienes sin temor denunciaron la crueldad y las injusticias de los que usurparon el poder soberano del pueblo y lo usaron en su contra, creyendo que el pensamiento, igual que el cuerpo era mortal. “Hay que darle agua, es tiempo de silenciarlos, bórrenlos del mapa, pásenle la cuenta, crucifíquenlo”, fueron nefastas expresiones de una filosofía sanguinaria de aniquilación del pensamiento y del cambio. Pero fallaron.

Franco, Hitler, Mussolini, en Europa; Pérez Jiménez, Trujillo, Strossner, Batista y Somoza en Nuestraamérica son apenas algunos ejemplos de especímenes perversos que humillaron, mancillaron y exterminaron a sus pueblos. Pero por fortuna en esta lucha del bien contra el mal, también hay un ejército de mujeres y hombres, que dedicaron su vida a perfeccionar el pensamiento y el sentimiento humano y a promover una actitud distinta, a construir el paraíso basado en la equidad, aún cuando sufran grandes privaciones y a costa de su existencia, por diseminar una filosofía de convivencia fundada en la justicia, el amor al prójimo y la reconciliación. Gracias a Dios hay hombres como Simón Bolívar, San Martín, como Francisco Morazán, como Rigoberto López Pérez, Camilo Ortega, Germán Pomares y Augusto Cesar Sandino, quienes abrieron en la conciencia de nuestros pueblos la ruta hacia la libertad y de la dignidad nacional, de la igualdad y la justicia social.

Muchos murieron en las ciudades y montañas y otros fueron asesinados por las dictaduras en emboscadas políticas y entregados por traidores como sucedió al General de Hombres y Mujeres Libres Augusto Cesar Sandino. Pero la bala y la daga no pudieron matar sus ideas, la palabra que es verbo, los ideales y los sueños sobrevivieron y se tornaron más fuerte que nunca; escritores, pintores, poetas y trovadores las diseminaron de boca en boca, de pueblo en pueblo y más allá de sus fronteras . Y en Nicaragua, el verbo se hizo conciencia y la conciencia comprometida con sus ideales realizó sus sueños el 19 de julio de 1979 conquistando bajo la vanguardia del Frente Sandinista de Liberación Nacional la paz y la libertad, recuperando la dignidad nacional. Ahora a los 37 años de Revolución Popular Sandinista vamos conquistando más victorias; victorias contra la pobreza, por la salud del pueblo; victoria en la lucha por la vivienda digna, por el acceso al crédito de los campesinos, por la promoción de la paz, la igualdad, el respeto a la dignidad de los pueblos y a su autodeterminación, por defender y promover los derechos plenos de la mujer nicaragüense.

Sandino, como Bolívar, Carlos Fonseca, son miembros de una casta de inmortales, cuyos ideales calaron en la conciencia latinoamericana y promovieron una nueva escala de valores sustentada en la solidaridad de los pueblos, la libertad y la justicia social. Estos son los valores que con su métrica musical nos transmite nuestro poeta universal Rubén Darío Sarmiento en su Obra Cantos de Vida y Esperanza, quien desde su poesía Oda a Roosevelt exalta la tenacidad y espíritu indomable de nuestra América, de la América ingenua, que reza a Jesucristo y habla español y la de Caupolicán, quien soportó el peso de su cruz mientras no se asomó la luz de la aurora. Estos son los valores que nos obliga desde todas las esferas del gobierno a cumplir con las legítimas aspiraciones de nuestro pueblo.

Pero la revolución también es arte, es rescate de nuestras raíces culturales, porque una revolución sin arte; sin música y sin poesía es una revolución sin alma y una revolución sin alma no es revolución. Por eso el día de hoy en Homenaje a la Revolución Popular Sandinista inauguramos esta exposición de pintura de Sofía Castillo.

Como artista nicaragüense es sensible a los problemas sociales que circundan su propia realidad… realidad, que en el pasar del tiempo va madurando y se va impregnando en sus obras. En éstas recoge desde la fecundidad a la mujer como elemento preponderante. Sofía plasma a la mujer envuelta en la naturaleza verde y exuberante de su pueblo natal, pero también cobijada con su propia naturaleza de mujer, mujer dulce y romántica, arropada de una atmósfera matizada en grises rosáceos, que se conjugan en perfecta armonía con la suavidad de su piel entintada de amarillo nápoles y pigmentos rosas. A veces la pinta cubierta o descubierta entre mantos azules iluminados por líneas blancas como las franjas de nuestra bandera; azules que brotan de un lago - quizás remembranza del Cocibolca y de las corrientes ribereñas - que acaso serán del Ochomogo o del Río San Juan. Entonces aparece la mujer con pose virginal, de pechos hermosos y henchidos, expuestos, como símbolo de la fecundidad, potente y tierna de la mujer madre, de la madre naturaleza y de la mujer madre Revolución Sandinista, como una fuente permanente de inspiración en la lucha por un mundo mejor.

Queridos hermanos y hermanas, por los éxitos que hemos alcanzado gracias a nuestra Revolución y por los que faltan celebramos hoy Julio Victorioso, con el corazón, la mente y la determinación, para alcanzar nuevas metas con Amor Patrio y Fe en el Porvenir, con confianza y esperanza, otro 19 y siempre más allá... Como lo han hecho los (a) mejores hijos de Nicaragua, haciendo propio los Cantos de Vida y Esperanza de nuestro célebre poeta y que estimularon la creatividad magistral de nuestros cantautores de la música testimonial y social nicaragüense.

Que estos 37 años de revolución sean un faro de luz para los pueblos que han buscado su libertad y ansían vivir con dignidad, dueños de su destino, gestores de su futuro.