La lucha revolucionaria sandinista está llena de páginas gloriosas y hombres entregados y valerosos, pero de entre todos hay un que terminó convirtiéndose en todo un ícono: Julio Buitrago, aquel joven comandante de apenas 25 años que murió enfrentando solo a 300 guardias somocistas, apoyados por un tanque de guerra y los bombardeos de una avioneta. De eso ahora ya hace 47 años.

La Juventud, la comunidad, las familias y los trabajadores de las diferentes instituciones del Gobierno Sandinista le rindieron homenaje este 15 de julio, ratificando que su lucha y entrega no fue en vano, y que hoy hay millones de hombres y mujeres dispuestos a seguir haciendo realidad sus sueños junto al Comandante Daniel y la Compañera Rosario.

El homenaje se realizó frente a la histórica casa donde Julio se convirtió en leyenda, en el Distrito II de Managua. Ahí hubo música mariachi, bailes folklóricos y toda una serie de actividades culturales.

Pedro Orozco, coordinadora de la Juventud Sandinista en Managua, recordó que Julio Buitrago fue el Padre de la Resistencia Urbana, un hombre a quien las nuevas generaciones le deben mucho.

“Estamos comprometiéndonos con él, con su causa, con su lucha, en victoria, en paz, en reconciliación”, señaló.

Para Orozco algo muy importante a destacar es que hoy hay una juventud, una comunidad y todo un pueblo unidos junto al Frente Sandinista.
A todo lo largo y ancho de la calle la población portaba el azul y blanco de la patria y el rojinegro libertario; así mismo pancartas que expresan su apoyo al Comandante Daniel Ortega en las elecciones nacionales del próximo 6 de noviembre.

Una de esas voces fue la de Teresa Blandón, madre de héroe y mártir. Ella llamó a todos a continuar con el Frente Sandinista porque es una Revolución única y comprometida con apoyar al pueblo y restituirle sus derechos.

“Cuando hay inundaciones y todo eso, la mano del Comandante Daniel está lista para el pueblo nicaragüense. Sea quien sea. Él no anda viendo color ni bandera”, indicó.