Entrevistado recientemente, Núñez Soto destacó que entre los megaproyectos que tiene en agenda el gobierno sandinista del Comandante Daniel Ortega, están: la refinería Supremo Sueño de Bolívar, el puerto de aguas profundas en Monkey Point, en el Caribe, el canal interoceánico, un satélite,  además del desarrollo de proyectos de energía renovable, como Tumarín.

Núñez aseguró que el impulso de todos estos proyectos constituye un momento histórico porque no solamente tiene legalidad al ser aprobados por los diputados de Asamblea Nacional, sino que hay legalidad y legitimidad porque fueron aprobados por una mayoría calificada y no por una mayoría simple.

El sociólogo y economista político, así como autor de varios libros sobre la revolución, mencionó también la posible realización de un ferrocarril transoceánico, de un oleoducto y de una carretera que también una al Pacífico con el Caribe nicaragüense.

Núñez explicó que la construcción de todo ese tipo de proyectos muestra que “hay voluntad política de realizarlos, lealtad a la soberanía nacional y a  la latinoamericana porque la soberanía de Nicaragua pasa por la de América Latina y la de Latinoamérica por la de Nicaragua”.

Refinería El Supremo Sueño de Bolívar

El compañero Núñez Soto recordó además que el proyecto de la refinería El Supremo Sueño de Bolívar, que está en marcha, representa una inversión gigantesca de cerca de seis mil millones de dólares y que la realización de un canal interoceánico tendría un costo de unos 30 mil millones de dólares.

“Nicaragua no tiene pozos de petróleo, entonces más mérito aún que sin tener petróleo vamos a tener una de las refinerías más grandes del continente, y vamos a poder refinar petróleo y venderle petróleo a la costa oeste de Estados Unidos”, reflexionó el sociólogo.

De acuerdo a Núñez, el proyecto de la refinería que impulsa el gobierno del Presidente Daniel Ortega tendrá un efecto multiplicador muy grande para la economía de Nicaragua, porque eso implica mejorar las cuentas fiscales, mejorar el empleo, implica desarrollar las relaciones comerciales con Centroamérica y Estados Unidos.

Para Núñez desarrollar las relaciones comerciales con Estados Unidos no implica mayor problema, porque agregó “nosotros estamos en contra de las políticas imperiales, pero no en contra de las relaciones comerciales con el mercado más grande del mundo”.

Puerto de aguas profundas en el Caribe

El compañero Núñez reiteró que proyectos como el puerto de aguas profundas, la refinería, un ferrocarril y una carretera hacia el Caribe, así como megaproyectos de generación de energía renovable como Tumarín, van a ser locomotoras para el desarrollo económico de Nicaragua, pero destacó al canal transoceánico que se constituiría en una locomotora para América Central.

Señaló Núñez que no es fácil cerrar el rezago en infraestructura que Nicaragua tiene con respecto a centroamericanas, tomando en cuenta que aún se está exportando a Europa y la costa este de Estados Unidos por Puerto Limón en Costa Rica y por Puerto Cortés en Honduras.

En ese sentido destacó que proyectos como el puerto de aguas profundas y el resto que impulsa el gobierno sandinista, son muy necesarios para que Nicaragua pueda dar un despegue económico y social y superar ese rezago en materia de infraestructura que tiene el país.