Exempleados de la empresa ALMORI, representada legalmente por Álvaro Montealegre, recurrieron de amparo para exigir el pago preferente de sus prestaciones laborales con la ejecución de uno de los bienes embargados para devolver el dinero a sus inversionistas.

En total son 76 los recurrentes que exigen el pago de unos 7 millones de córdobas, aproximadamente un cuarto de millón de dólares. Este reclamo ya fue llevado ante la jurisdicción laboral y han conseguido un fallo favorable.

“En los juzgados laborales han emitido sentencia y han ordenado los jueces laborales que se les paguen las prestaciones sociales a todos y cada uno de ellos”, explicó Carlos Daniel Suárez, representante de los empleados.

El bien inmueble al que se refieren es una finca cafetalera ubicada en el municipio de El Crucero, Managua y es parte de los bienes pasivos de la empresa de modalidad Call Center que funcionaba en las instalaciones de Invercasa.

De acuerdo la legislación nacional el pago a los trabajadores prima sobre el pago a otros acreedores, pues los derechos laborales son inembargables y de ineludible cumplimiento.

El recurso debe ser puesto en curso por el Tribunal de Apelaciones de Managua para ser remitido a la Corte Suprema de Justicia. Suárez agregó que sus representados tienen plena confianza en el sistema judicial nicaragüense “tenemos plena confianza en ellos y estamos seguros que nos van a dar trámites”, confió.