Con ese respaldo en amor y solidaridad, el Gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) que preside el comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo a través de las diferentes instituciones dieron ese recibimiento caluroso a los 44 compatriotas nicaragüenses que regresaron este miércoles a nuestro país tras ser deportados por las autoridades de Estados Unidos.

Los nacionales fueron recibidos por las autoridades de Migración, Ministerio de la Familia, y Policía Nacional en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino.

En nombre del Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, Joisa Cortez Méndez del Ministerio de la Familia (MIFAN) dio la bienvenida a estos hombres y mujeres, además de garantizarles refrigerio y una ayuda económica para que puedan trasladarse a sus lugares de origen.

A los hermanos nicaragüenses, también se les garantizó transporte que los llevara a las terminales de buses para que cada quien se dirija a su lugar de origen.

Los compañeros también recibieron chequeo médico y medicamentos.

¡No hay nada mejor que regresar a Nicaragua!

Los compatriotas se mostraron emocionados de volver a su tierra y agradecidos por ese recibimiento solidario y caluroso del Gobierno Sandinista, al igual que resaltaron que no hay nada mejor que estar en su tierra, Nicaragua.

“Estoy alegre que el Gobierno me este recibiendo de esta manera. Estuve poco tiempo en los Estados Unidos y no me gusto ¡Ni sé porque me fui! Ese sueño Americano es puro cuento. Este país (Nicaragua) está bien prospero y es mejor quedarse aquí y trabajar”, expresó Jorge Valentín.

Don César Augusto Sandino estuvo 30 años en los Estados Unidos y ahora que está en Nicaragua dijo que no piensa regresarse.

“Lo que pienso hacer es reincorporarme, trabajar y estar junto a mi familia. Yo esperé que fuera más seco este recibimiento, pero al llegar a Nicaragua sentimos ese calor humano y eso nos hace sentir felices y contentos; sinceramente no hay nada mejor que estar en su tierra, tratar de prosperar, educarse, trabajar y hacer familia aquí… allá en los Estados Unidos no somos nada sinceramente”, agregó.

“Muchos creen que las cosas son color de rosa allá; yo estuve 4 meses encerrado, ese proceso fue difícil y ahora gracias a Dios vengo donde mi familia y tenemos esa meta de salir adelante”, dijo Wilmer Jarquín.

Por su parte, Angel Valdivia Díaz, originario de Estelí, relató que “yo estuve 20 días en ese país y quería que me deportaran… yo vengo arrepentido, ya no regreso, eso más que ser un sueño es una pesadilla, yo sufrí en ese trayecto hambre y sed y muchas cosas más”.

“Estoy contento de volver a mi país y agradecido con este acompañamiento, y estoy dispuesto a luchar por mi familia”, finalizó.