La pokemanía de los noventa ha llegado al 2016 con el lanzamiento del videojuego Pokémon GO. Nadie se escapa de este fenómeno viral: como será que hasta la Casa Blanca se ha convertido en un gimnasio pokémon y se ha encontrado un Squirtle en plena línea de combate en Afganistán.

Si todo esto te suena a chino y no tienes ni idea de quién es Pikachu, ha llegado al lugar adecuado. Te lo contamos como si un joven muy, muy, muy amable se parara un rato a explicarte el misterio. Es lo que llevamos haciendo en la redacción varios días...

Todo esto de Pokémon está haciendo que me sienta mayor...

Como diría el pequeño Squirtle, vamo a Calmarno. Bueno, igual no pillas la gracia del meme con este pokémon que se usa muchísimo en internet. Pero, en serio, vamo a calmarno y te lo explico.

A ver, ¿los pokémon no eran unos dibujos animados?

¡Sí! La serie se estrenó en 1997 en Japón, llegó a España en 1999 y es un éxito mundial. El programa de televisión, a su vez, se creó a partir de vídeojuegos y cuenta las aventuras de Ash Ketchum para convertirse en el mejor entrenador de pokémon del mundo junto a su mejor amigo, Pikachu. Hoy en día los dibujos animados siguen existiendo con Pokémon XYZ.

Entonces, ¿por qué hay tanto lío con Pokémon GO?

Pokémon GO, a diferencia de los videojuegos anteriores, que eran exclusivamente para Nintendo, se puede jugar desde el móvil descargándolo como una aplicación. Esto de llegar al teléfono hace que mucha más gente se haya apuntado a la caza de pokemons. Si tienes Facebook quizás recuerdes, por ejemplo, la fiebre del Candy Crush, al que se vició gente que normalmente pasa de videojuegos. Un no parar. Además, Pokémon Go se ha convertido en tendencia en redes sociales porque a mucha gente le gusta compartir fotos del momento en el que estás a punto de cazar alguno, y de ahí ha saltado a los medios.

¿Pero cómo funciona? ¿Qué es eso de ir por ahí de caza?

Pues usa la realidad virtual y tiene mucho peso en localizaciones exteriores: lo más interesante está fuera de tu casa. Usa un mapa GPS creado a partir de GoogleMaps y requiere que salgas a caminar en busca de los bichos. Todo ello con conexión a internet, claro. Cuando abres la app, te muestra si hay alguno alrededor: entonces hay que mover la pantalla para buscar con el móvil el pokémon de turno, que aparece cuando enfocas determinado lugar.

Lo que ves al fondo son gimnasios, puntos fijos siempre en el mismo sitio y que sirven para entrenar o pelear con otros usuarios.

¿Pero cómo se sabe dónde hay un pokémon? ¿Cómo aparecen?

Aparecen por un algoritmo sobre el que el CEO de Ninatic -el cerebro detrás del juego, John Hanke- no cuenta mucho. Dio una pequeña explicación en Mashable para entender cómo ciertos pokemons aparecen en unos sitios y en otros, no. Marcadores geográficos ayudan a determinar qué tipo de hábitat del juego es y qué pokémon aparecerá. "Asignamos valores basados en la existencia de un cuerpo de agua en un área -por ejemplo un arroyo, un río o un estanque-; también si las áreas son designadas como parques zoológicos o parques, u otros tipos de designaciones de mapeo", dijo. Así, el Squirtle del famoso meme sólo aparecerá en lugares cerca del agua mientras que las criaturas terrestres deberían aparecer en lugares como parques.

Un turista más en el Paseo de Recoletos de Madrid.

¿Entonces hay pokémon de estos fijos en todas partes?

Hay lugares que tienen más de una especie de pokémon que de otro, pero no necesariamente aparecen todo el tiempo. Sólo aparecen si estás jugando: están ahí porque abres el juego. Por ejemplo, vas caminando por la calle con un amigo que está cazando pokemons. A el le aparece un bicho, tu abres la aplicación para atraparlo y puede que te aparezca o puede que no.

El juego te premia por caminar: es la forma de incubar huevos

Se teoriza por el foro Reddit que el juego también tiene en cuenta los sitios con más densidad de datos. Es decir, lo sitios donde siempre hay más móviles, como los centros comerciales, parques, aeropuertos y lugares turísticos serían los sitios con más pokemons. No significa que no puedes atrapar uno sentado en el escritorio de tu oficina, que ya nos ha pasado, o en el ascensor de tu casa, lo único es que te tocaría tener el teléfono con la aplicación abierta, o ir abriéndola cada poco hasta que el algoritmo te ponga un bicho enfrente. Por cierto, lo que sí hay son puntos fijos, vinculados a parques, monumentos...