Doña Cándida Rosa Pichardo y doña María González, son las dos trabajadoras por cuenta propia que podrán seguir realizando sus dignas labores en un nuevo espacio otorgado por el Gobierno Sandinista, a través de la gestión directa de la Compañera Rosario Murillo.

Las dos comerciantes se dedicaban a vender comida rápida y pupusas desde hace unos meses en las afueras de un supermercado capitalino, ubicado de los semáforos de La Subasta 200 metros al sur, sitio del que desde hace una semana fueron desalojadas.

Al verse en este problemática, doña Rosa Pichardo decide enviar una carta a la Compañera Rosario Murillo Zambrana, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, exponiendo su situación.

Atendiendo el llamado de doña Rosa, la Compañera Rosario giró instrucciones para otorgar un espacio para que ambas vendedoras puedan continuar trabajando en condiciones dignas y poder llevar el sustento a sus familias.

Estas mujeres trabajadoras hoy se muestran conmovidas con la noticia que ahora tendrán un lugar digno donde nadie las podrás desalojar y agradecieron a la Compañera por su apoyo incondicional.

Una de las protagonistas que hoy cuenta con un espacio digno es doña María González Vega, quien desde hace un año se dedica a la venta de pupusas y fue hace un mes que decidió vender en las cercanías del supermercado con el fin de obtener mayores ingresos y poder mantener a sus padres que son de avanzada edad.

“Estoy emocionada con esta noticia, porque ahora vamos a trabajar en este lugar, y me siento gozosa y le doy gracias al Gobierno que vela por nosotros los pobres y en especial a la Compañera Rosario Murillo, ella nos dio una respuesta inmediata”.

Con lágrimas en sus ojos y mientras realizaba sus labores, doña María no dejaba de mostrarse emocionada, pues para ella era increíble la respuesta inmediata y el apoyo incondicional que el Gobierno Sandinista le da a los más pobres.

Don Santana González, padre de doña María, expresó “yo estoy muy alegre por el respaldo que el Gobierno Sandinista le está dando a mi hija, yo tengo 80 años, se me hace difícil encontrar trabajo, y esta noticia es una gran labor del Gobierno quien vela por los más pobres”.

“Este apoyo jamás se había visto con otro gobierno. Hoy nuestro presidente Daniel y la compañera Rosario están haciendo las cosas parecidas a lo que manda nuestro Señor Jesús, porque yo soy cristiano y podemos ver ese amor y ayuda al prójimo”.

“Yo antes estaba en las afueras del supermercado y un día me sacaron del lugar y cercaron… yo me preocupé y no sabía qué hacer, entonces escribí una carta directamente a la compañera Rosario Murillo y la respuesta fue inmediata y le agradezco a ella por ayudarnos a los más pobres”, resaltó doña Cándida Rosa Pichardo.

“Estoy contenta y tranquila porque ahora vamos a tener un lugar digno para ganarnos la vida, yo vendo tacos y enchiladas y espero que con las nuevas condiciones mejoren las ventas, ya que mi esposo tiene 5 años de estar enfermo y de mi trabajo depende la compra de medicamentos y el estudio de mis hijos”, agregó.

En un mensaje a ambas comerciantes, Javier Prado, delegado de la Alcaldía del Distrito VI, dijo que “como parte de la restitución de derechos, el comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, preocupados para que lleven el pan de cada día dignamente, estarán mejorando las condiciones de estos espacios para que puedan trabajar y llevar el alimento hasta sus hogares”.

“Además de garantizarles estos espacios dignos vamos a mejorar las condiciones de estos espacios, realizaremos un cascote de concreto y arborizar, y así poder garantizar un mejor ambiente para que ellas puedan atender a sus clientes”.

Son mujeres trabajadoras, madres, esposas e hijas que se ganan el dinero dignamente vendiendo comida, trabajadoras por cuenta propia que recibieron una respuesta inmediata, ese respaldo, acompañamiento y solidaridad del Buen Gobierno que preside el comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo.