No hay nada como una buena historia real para que la imaginación de un artista se dispare. Algo así le debió pasar al director norteamericano Steven Soderbergh que, tras el bombazo de los papeles de Panamá, debió de pensar en el gran taquillazo que podría tener una película basada en un caso de corrupción que ha salpicado a algunas de las personas más importantes de varios países. Por eso, ahora mismo está inmerso en la producción de la cinta, con vistas a dirigirla también según la información que el medio Deadline compartió hace unos días.

La película, que todavía no cuenta con un título oficial, tendrá como guionista a Scott Z. Burns, quien ya ha colaborado en varias ocasiones con el director en películas como Contagio (2011) o Efectos colaterales (2013). Scott se basará en el libro que el periodista Jake Bernstein, ganador del premio Pulitzer por la investigación que realizó en 2011 sobre la crisis financiera que tuvo lugar en Wall Street, está escribiendo sobre el escándalo de corrupción.

Con un total de 11,5 millones de archivos filtrados, la noticia sacó a la superficie la revelación sobre el engranaje financiero que varios gobernantes, políticos, altos cargos e incluso personalidades del sector artístico empleaban para realizar actividades ilegales relacionadas con bancos, implicados en el juego secreto.

Soderbergh cuenta con una importante carrera a sus espaldas, ya que ha sabido equilibrar producciones comerciales con sellos de autor. Entre ellas podemos encontrar títulos como Ocean's Eleven (2001) y Sexo, video y mentiras (1989). Además, cuenta con una estatuilla del Oscar por su trabajo en la película Traffic (2000).

Actualmente el director está centrado en la preproducción de otra película, Logan Lucky, una cinta que reunirá a un elenco de caras famosas como Channing Tatum, Daniel Craig, Katherine Heigl, Adam Driver, Seth MacFarlane y Hilary Swank.

De momento no hay fecha prevista para que la película sobre los papeles de Panamá comience su rodaje, ni nombres que darán vida a los personajes. Pero lo que sí se sabe es que el proyecto empieza a moverse y a tomar forma, por lo que puede que en un año aproximadamente podamos ver la noticia ficcionada en las grandes pantallas.