El Arzobispo de Managua, Cardenal Leopoldo José Brenes Solórzano, agradeció a Dios por la tranquilidad de la que hoy goza la familia Orozco Flores, tras haber recuperado éste sábado a su pequeño hijo, que fuera sustraído el pasado mes de junio con tan solo un día de nacido.

“Ayer miré los rostros totalmente distintos, rostros de alegría por parte de la familia, pero también rostro de alegría por parte de las enfermeras que estaban atendiéndole. Y también por parte de la dirección del Hospital Alemán habrá alegría, porque que haya sucedido éste acontecimiento ahí no hay duda que es una cosa bien lamentable que ninguno de ellos la quería”, manifestó.

El Cardenal destacó la labor policial, al lograr, luego de un proceso de investigaciones, dar con el parado del menor y entregárselo a sus padres, aunque en este momento se encuentra bajo observación médica por algunas complicaciones a su salud.

“La Policía Nacional, que tenía el gran reto de encontrar al niño, hizo un trabajo bastante fuerte y no hay duda que apoyado de la ciudadanía”, apuntó Brenes.

Un llamado a seguir orientaciones de autoridades

Por otro lado, el Cardenal Leopoldo, ante la declaratoria de Alerta Roja en la región del Caribe nicaragüense por las lluvias y crecida de los ríos Escondido, Rama y Mico, instó a las familias cuyas viviendas se encuentra en la zona de anegación a seguir las orientaciones de las autoridades en búsqueda de salvaguardar sus vidas.

“Creo que es importante escuchar las orientaciones que nos dan las instituciones propias para evitar muerte, si le dicen que hay que abandonar la casita en este momento pues habría que hacerlo”, sostuvo.