El incidente ocurrió en el sótano de los juzgados ‘District Courts Building’ en el condado de Parker, Texas.

En las cámaras de seguridad de los juzgados se aprecia el momento en que el policía queda inconsciente ante la mirada de los prisioneros.

“Él sólo se cayó”, dijo el interno Nick Kelton. “Parecía un acto. Podría haber muerto allí mismo”.

Ante ello, decidieron salir de su celda para hacer ruidos y avisar sobre el estado de salud del policía.

“Nos preocupaba que fueran a venir con armas en la mano sobre nosotros”, agregó Kelton.

El sargento Ryan Speegle pensó que era una pelea; además, se alarmó cuando vio a los reos alrededor del policía que no reaccionaba.

Luego les pidió que regresaran a la celda mientras llegaron los paramédicos, quienes reanimaron al policía.