Numerosos chilenos, combatientes internacionalistas, políticos y diputados celebraron el 37 aniversario de la Revolución Sandinista de Nicaragua, en una emotiva velada en esta capital.

El sociólogo Tito Tricot fue el encargado de presentar los libros de José Miguel Carrera "De una población chilena a la Revolución Sandinista" y de Manuel Cortés "Yo patán, Memorias de un combatiente".

Ambos con testimonios y vivencias de Carrera y Cortés como internacionalistas en Nicaragua, recuerdos de su etapa de formación militar en Cuba y la entrega absoluta por una causa genuina de independencia y soberanía.

Tricot consideró que los textos son referentes para recordar capítulos hermosos de la historia latinoamericana, pero también como puntos que invitan a la reflexión en momentos en que, por ejemplo, los procesos de Brasil y Venezuela son boicoteados.

Sufrimos los embates de la guerra fría con guerras calientes en nuestra región; Estados Unidos jamás imaginó la resistencia de la Revolución Cubana, ni el Gobierno de la Unidad Popular de Chile o la Revolución Sandinista, resaltó.

Sin asideros que nos sirven para no rendirnos, seguir con la tozudez por el bien de nuestros pueblos; es una batalla larga que debemos continuar, comentaron los autores y ex combatientes Carrera y Cortés.

La embajadora de Nicaragua en Chile, María Luis Robleto, expresó ante un concurrido auditorio, en la sede del Archivo Nacional, que con el lema Otro 19 y Siempre más Allá, el país centroamericano experimenta progresos significativos.

Desde el 19 de julio de 1979 con el triunfo de la Revolución Sandinista, Nicaragua se emancipó; sin embargo hasta el regreso al poder en 2007 no se pudieron implementar programas de desarrollo como en la actualidad, señaló.

La diplomática destacó el promedio de crecimiento de Nicaragua de 5,2 por ciento en cinco años, con 4,9% en 2015 y el hecho de convertirse en el país centroamericano con mejor nivel de seguridad.

Anunció que próximamente viajará a Nicaragua una brigada de 20 internacionalistas chilenos que ayudaron al triunfo de la Revolución Sandinista.

En la actividad estuvieron presentes el destacado abogado y miembro del Partido Comunista de Chile, Eduardo Contreras, y los embajadores de Cuba, Adolfo Curbelo; Venezuela, Arévalo Méndez; y de Honduras, María del Carmen Nasser.