Ante la resistencia del mosquito transmisor del dengue, chikungunya y el zika, las familias del barrio "Dios Proveerá" en el Distrito V de la capital, sumaron esfuerzos con los brigadistas de salud para realizar una intensa jornada de fumigación y limpieza.

La intención es eliminar todo criadero de zancudo, para evitar su reproducción y de esa manera no darle oportunidad de enfermar a la población.

El doctor César Castillo, director del centro de salud “Pedro Altamirano”, manifestó que se está haciendo un barrido en todos los barrios aledaños al Mercado Roberto Huembes, por lo que hizo un llamado a las familias a permitir la entrada de los fumigadores y brigadistas que andan depositando el abate en pilas y barriles.

"Estamos cada 30 días dándole la vuelta completa a Managua, semanal estamos fumigando todas las viviendas, haciendo Plan Calache y concientizando a las familias a mantener limpios los hogares, que es importante para evitar las enfermedades", dijo Castillo.

Indicó que en invierno se ha incrementado el número de personas que llegan a los centros médicos con fiebre, lo que obliga a las autoridades del Ministerio de Salud a intensificar la fumigación y abatización.

“Miro muy bien esta fumigación, porque usted sabe que hay que exterminar el zancudo y a las familias les hago un llamado para que abran las puertas para que fumiguen”, indicó Shirley Marenco, que tiene tres hijos.

La señora Jesica Larios, no solamente permitió el ingreso de los fumigadores, también se dio a la tarea de lavar el porche de su vivienda y sacar la basura que tenía guardada en su patio.

“Aquí hay demasiados zancudos por un cauce que tenemos, por eso esta fumigación, para evitar todas esas enfermedades que han aparecido”, dijo Larios.

Añadió que no hay pretextos para evitar las enfermedades, ya que el gobierno se preocupa por fumigar, la alcaldía por limpiar los cauces y las familias deben acatar las orientaciones de mantener limpios los hogares, alianza que permitirá derrotar las enfermedades causadas por los zancudos.