La Juez Sexto Local de lo Penal de Managua, doctora María Ivette Pineda, encontró suficientes pruebas e ‘indicios razonables’ para remitir a juicio oral y público, al cirujano plástico David Alberto Páramo Sandoval, a quien se le acusa por los delitos de homicidio imprudente y negligencia médica, en perjuicio de Lizandra Jarquín González.

La joven Lizandra Jarquin González, falleció el pasado 17 de junio al ser intervenida por el doctor Páramo en el Hospital Salud Integral de Managua, tras realizarle una lipoescultura y aumento de glúteos.

Durante la Audiencia Inicial, celebrada la mañana de este jueves en la Sala 9 de los Juzgados de Managua, la autoridad judicial, fijó para el próximo 25 de julio, fecha en que Páramo tendrá que presentarse a juicio oral y público.

Durante este juicio, el Ministerio Público tendrá que presentar a todos sus testigos.

Será trasladado de urgencia a Medicina Legal

La juez Sexto Local de lo Penal, también giró oficio a la Dirección de Auxilio Judicial de Managua, para que, durante el juicio oral y público, remita las piezas de convicción de este caso.

La doctora Pineda, mantuvo las medidas cautelares al doctor Páramo, quien se encuentra bajo prisión preventiva.

La juez ordenó que el doctor Páramo fuera trasladado con urgencia al Instituto de Medicina Legal, para realizarse una valoración del estado de su salud actual.

“Él tiene la oportunidad de abrazar a su hija”

Al final de la Audiencia Inicial, la autoridad judicial, permitió que la familia de Páramo compartiera unos minutos con el acusado.

Sandra González, madre de la víctima, dijo sentirse muy dolida, al ver que el doctor Páramo tiene la oportunidad de abrazar a su hija.

“El dolor es grande, él está ahí, y su familia lo puede abrazar, pero yo ya no puedo abrazar a mi hija. Dichoso él que puede abrazar a su hija, pero yo no voy a tener nunca más a Lizandra”, manifestó, llorando.

La Representante del Ministerio Público, Kenia Jirón, tras exponer el escrito de intercambio de información y prueba, reafirmó que la auditoria médica encontró responsabilidad sobre el doctor Páramo.

“Le realizó (a Lizandra) una megaliposucción, faltando al deber objetivo del cuidado médico, al sustraerle a la víctima 8.2 litros de grasa, cuando su condición corporal (71 kilogramos) no correspondía a esa extracción”, dijo.

"El doctor Páramo cometió una falta muy grave"

Explicó que, según establece la auditoria médica, Páramo contaba con el Consentimiento Informado, pero no le informó a la víctima la trascendencia de la cirugía que se le iba a realizar.

“El doctor Páramo cometió una falta muy grave al realizar dicha cirugía a la víctima, quien no presentaba la condición corporal para esta intervención”, reiteró la Fiscalía.

Desde las afueras de los Juzgados de Managua, familiares y amigos de Lizandra Jarquin pidieron justicia, y se mostraron satisfechos con las medidas giradas por las autoridades judiciales.