Al menos 26 personas murieron y 43 resultaron heridas en dos accidentes de tráfico ocurridos en pocas horas en el estado de Rajastán, en el noroeste de la India, informaron hoy a Efe fuentes policiales.

El último de los siniestros se produjo sobre las 5.30, hora local (0.00 GMT) en el distrito de Sirohi cuando el conductor de un autobús paró en el medio de una autopista y otro vehículo impactó contra el autocar, explicó el superintendente de la Policía local, Sandeep Singh Chauhan.

El conductor había mantenido un enfrentamiento con un camionero y se detuvo para “discutir” con él, lo que provocó la colisión que causó 13 muertos y cuatro heridos, agregó la fuente.

Según Chauhan, algunos de los pasajeros del autobús, procedente del estado de Maharashtra (oeste) y que se dirigía a la ciudad rajastaní de Jodhpur, se habían apeado del vehículo cuando ocurrió el accidente.

Unas ocho horas antes, otras 13 personas murieron y 39 resultaron heridas en el cercano distrito de Bhilwara al colisionar dos camiones, uno de ellos cargado de pasajeros, dijo un portavoz de la central de control de la Policía local, Himendro.

Las víctimas procedían de una misma aldea y regresaban a sus casas traer haber participado en una ceremonia, detalló.

La jefa del Gobierno de Rajastán, Vasundhara Raje, anunció en su cuenta de Twitter compensaciones económicas y “toda la ayuda posible” para las familias de las víctimas, al tiempo que llamó a la población a seguir las normas de tráfico.

Los accidentes de tráfico graves son habituales en la India, en la mayoría de los casos debido a la precariedad de las infraestructuras y el escaso respeto de los conductores por las normas de circulación.

Unas 145.000 personas murieron en 2015 en este tipo de accidentes en la India, según datos recientes difundidos por el Gobierno, lo que lo convierte en uno de los países del mundo con mayor número de decesos en las carreteras.