Con una diana de Cristiano Ronaldo a inicios del segundo tiempo y otro tanto de Nani más adelante, Portugal se abrió paso rumbo a la final de la Eurocopa de Francia.

Pocas incursiones claras hubo en la primera mitad. Ambos conjuntos tuvieron alternativas. Dominaron los lusos pero apenas consiguieron inquietar a sus rivales.

Con más de un tercio de partido, la suerte estaba echada y ahora Portugal deberá esperar a conocer el rival en la final, que saldrá del duelo que disputan Francia y Alemania el jueves en Marsella.

Portugal contó con una pequeña desventaja desde el inicio de partido, ya que su central Pepe, el muro casi infranqueable de su defensa en los partidos de octavos contra Croacia y de cuartos frente a Polonia, fue baja al no recuperarse de sus molestias musculares.

A nivel táctico, Gales, con un eje de tres centrales, trató de cerrar las entradas por el medio de Cristiano Ronaldo y Nani, por lo que Portugal optó por buscar las bandas, sobre todo la derecha con el joven Renato Sanches.

Gales, con un Joe Allen muy activo en el centro del campo, trataba de aprovecharse de la velocidad de Gareth Bale, al que era muy difícil superar el planteamiento conservador del técnico luso, Fernando Santos.

De esa manera, el partido, con pocos espacios, se decidiría en contra del equipo que cometiera el primer fallo.

Y ese fallo llegó con el tanto de Cristiano Ronaldo, que sorprendió llegando desde atrás y saltando muy por encima de la defensa galesa para abrir el camino al triunfo.

Con Gales, aturdido, Portugal pegó rápido el segundo golpe para noquearlo.

Portugal había tenido la primera ocasión en el minuto 16, con una pared de Cristiano Ronaldo a Joao Mario por el zona derecha y el disparo de este último se fue desviado.

Pero Gales se rehízo de ese susto y la velocidad de Bale por las bandas creó muchos problemas a Portugal, que se vio sorprendida sin saber cómo frenar al jugador del Real Madrid.

Aunque el remate con más peligro de Gales llegó en el minuto 25 con un centro de Hal Robson-Kanu al área desde la derecha que remató de cabeza fuera Andy King.

Portugal tuvo su ocasión justo antes del descanso con un cabezazo de Cristiano Ronaldo que se marchó alto, tras un centro de Adrien Silva.

Fue el primer aviso serio de la estrella portuguesa, que se resarciría con creces nada más iniciarse el segundo tiempo interviniendo en los dos tantos que dieron el triunfo a Portugal.

Con su gol, Ronaldo igualó el récord de mayor cantidad de tantos anotados en Campeonatos de Europa (9) del francés Michel Platini.

CR7 sólo había marcado antes en un partido de esta Eurocopa, con dos tantos también en Lyon en el empate 3-3 contra Hungría en el cierre del grupo F, lo que le permitió colocarse, con 8, como segundo máximo anotador histórico, superando los 7 tantos que firmó el inglés Alan Shearer entre las Eurocopas de 1996 y 2000.

El astro portugués, que lloró en aquella final perdida en 2004 ante Grecia, tiene la ocasión de resarcirse doce años más tarde.