El Mocito de Santo Domingo de Guzmán recorrió el barrio Jorge Dimitrov, acompañado de promesantes y tradicionalistas.

Las familias reciben la visita de la imagen con alegría y le piden a Santo Domingo favores por la salud, el trabajo y la unidad familiar.

Berta Callejas, habitante del Dimitrov, dijo que las familias le piden al patrón de Managua con mucha devoción.

"Tengo como 50 años de celebrar a Santo Domingo esto lo aprendí de mi familia y ahora ando con mis nietos", comentó Callejas.

"Santo Domingo de Guzmán es muy milagroso, desde niña yo le tengo mucha fe y toda mi familia es devota de Santo Domingo", indicó.

Johanna Barrios, expresó que tiene muchos años de ser devota de Santo Domingo.

"Cada año lo acompaño en la bajada desde las Sierritas y vengo pagando promesa desde las Sierritas hasta Managua", dijo Barrios.

"Yo le pido a Santo Domingo salud, que cure a mi familia, a mi mamá y a mi porque soy enferma de una pierna", mencionó Barrios.

Maria Teresa López, llegó a bailar al Mocito con su nieto y comentó que tiene más de 40 años de pagar promesa.

"Él me acarreó desde cuando su casita era de paja en las Sierras. Él es muy milagroso, hay que pedirle con fe. Me ha curado de enfermedades y ahora lo ando bailando para ver si me ayuda en una operación que me van a hacer", explicó López.