La construcción del mayor radiotelescopio del mundo concluyó en una zona rural de la provincia china de Guizhou con la colocación del último de los 4,450 paneles que conforman su gigantesca bandeja, informó la prensa local.

El radiotelescopio se inaugurará en septiembre próximo una vez concluya otros trabajos técnicos. El proyecto, que tiene un presupuesto de $180 millones, comenzó a construirse en el 2011.

El radiotelescopio FAST cuenta con un tamaño de unos 30 campos de fútbol y una apertura esférica de 500 metros, y se compone de 4450 paneles móviles triangulares en un espacio natural dentro de la modesta provincia de Guizhou.

Este proyecto tiene la misión de “buscar objetos extraños para entender mejor el origen del universo e impulsar la búsqueda global de vida extraterrestre”. Y no, no se trata de un radiotelescopio barato, dado que su construcción ha supuesto a China unos 180 millones de dólares tras 5 años de construcción.

De esta manera, China pretende convertirse en la mayor potencia espacial del mundo, y entre sus planes incluye mandar un hombre a la Luna en 2036 y construir una estación espacial.