Miles de fieles católicos se convocaron en la Catedral Metropolitana de Managua para participar en la tradicional bajada de la Sangre de Cristo, una imagen que tiene 378 años de haber llegado a la arquidiócesis.

Previo a la bajada de la imagen de la Sangre de Cristo, Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo Brenes, presidió una Eucaristía.

Durante la Homilía el Cardenal Brenes dijo que con la bajada se inician las celebraciones de la venerada y consagrada imagen preciosa de la Sangre de Cristo.

"Esta es una imagen que como bien sabemos tiene 378 años de haber llegado a esta iglesia Arquidiocesana, una imagen que tenemos que conservar, pues en ella nuestros antepasados han fortalecido su fe, una fe en esa Sangre de Cristo derramada por nosotros en redención por nuestros pecados", expresó.

Agregó que miles de hombres y mujeres desconsolados han puesto su mirada en el rostro de la bella imagen de la Sangre de Cristo.

"El Señor ha venido por nosotros los pecadores, pero para reconocerse pecador se necesita mucha humildad. Solamente los hombres humildes reconocen sus debilidades y sus pecados, y miran y solicitan el perdón de Dios", señaló el Cardenal.

El Cardenal Brenes también pidió a la Sangre de Cristo que interceda para ser a las personas más humildes y sencillas.

Durante la bajada de la imagen, miles de fieles católicos cantaron y agitaron sus pañuelos en señal de saludo a la Sangre de Cristo.

Daysi López, de Masaya, dijo que desde 9 años su madre le enseñó a venerar a la Sangre de Cristo en los días de Cuaresma y en su celebración en el mes de julio.

"Aquí siempre vengo yo y también la Sangre de Cristo me ha hecho muchos milagros. Hace años yo tuve un Cáncer en el esófago, le pedí a ella, y los médicos me volvieron a revisar y yo ya no tenía nada. Entonces ella me hizo el milagro", dijo doña Daysi.

Juan José Pérez, habitante del Barrio Riguero, explicó que el cómo cristiano y católico tiene mucha fe en la Sangre de Cristo. "Tengo una devoción hacia él porque ha sido una imagen muy milagrosa, desde que estaba en la Pio X yo la visito, de ahí para acá ha sido mi tradición seguirla", mencionó Pérez.

Augusto César Hooker, miembro de la Congregación de la Sangre de Cristo, dijo que tiene 15 años de cargar la imagen.

"Me siento que él me da mucha fuerza, mucha motivación, las veces que lo he cargado siento un alivio que el siembre me lo ha dado. Como nicaragüense le pedimos a la Sangre de Cristo que seamos más hermanos todo el pueblo de Nicaragua, que haya unidad y siga la paz", dijo Hooker.

El Capitán Guillermo Barreto, de los Bomberos de Intervención Rápida de Nicaragua, dijo que ese cuerpo de bomberos son devotos de la Sangre de Cristo.

"Estamos aquí en este lugar celebrando y ayudando en lo que podamos a la Sangre de Cristo y al público para que no le pase nada a nadie. Ese es el trabajo que nosotros tenemos. Nosotros tenemos un compromiso con la Sangre de Cristo desde una vez que nos pasó un problema en la playa de Managua. Ahí hubo una tormenta fuerte y pedimos y le prometimos a la Sangre de Cristo que íbamos a venir todos los años a sus fiestas, por eso aquí estamos sirviendo", dijo el capitán de los Bomberos.