Bangladés, Egipto, Yemen, Túnez, Pakistán, Afganistán y Líbano son los países que este viernes se manifestaron, luego de la oración habitual de los islámicos, en contra de la película 'La inocencia de los Musulmanes', de producción estadounidense, y las caricaturas de Mahoma desnudo publicadas por el semanario satírico francés Charlie Hebdo.

Habitantes de la ciudad de Jerusalén (Palestina) también se sumaron a las protestas.

Según la prensa internacional, en Bangladés al menos 10 mil musulmanes salieron a las calles a manifestar por la película antiislámica y las caricaturas de Mahoma.

En Egipto, los manifestantes protestaron frente a la embajada de Francia por las caricaturas que publicó el semanario francés. Asimismo, lo hicieron los ciudadanos yemeníes, tunecinos, afganos, libaneses y paquistaníes, estos últimos incendiaron varios cines de su nación.

En ese país, también murieron 16 personas este viernes en medio del enfrentamiento entre los manifestantes y policías.

Ante las violentas protestas, el Gobierno de Pakistán decidió convertir este 21 de septiembre en el día oficial “de expresión de amor” pacífica por Mahoma, como respuesta a la película.

Entre tanto, en Yemen unos 200 manifestantes se congregaron  frente a la embajada de Estados Unidos en Sanáa (capital) para protestar contra la polémica película, sin que se registraran incidentes.

Los participantes en la manifestación se mantuvieron a cierta distancia de las fuerzas antidisturbios que custodiaban la embajada y cantaron lemas como "No nos van a humillar", "Al profeta de Alá no se ofende" o "Satánico embajador de EE.UU.", indicó una agencia internacional.

La seguridad de la sede diplomática estadounidense se encuentra reforzada después de que el pasado viernes Washington anunciara el envío de cincuenta marines a Yemen.

Las protestas en el mundo musulmán comenzaron el pasado 11 de septiembre y no han cesado desde entonces, caracterizadas por el canto de consignas contra Washington, la quema de banderas norteamericanas y los ataques a las embajadas y sedes diplomáticas estadounidenses.

Las reacciones por la película antiislámica también le costó la vida a cuatro ciudadanos estadounidenses en Libia, entre ellos el embajador norteamericano en aquel país.

Esta situación ha obligado a varios países occidentales a cerrar temporalmente algunas de sus sedes diplomáticas en los países musulmanes.