Nicaragua celebra este 29 de Junio el Día del Maestro, fecha en la que los educadores tienen grandes motivos para festejar.

La Directora del Colegio Benjamín Zeledón, María Luisa Ramírez, afirmó que el Día del Maestro, es una fecha para celebrar con entusiasmo, agradecimiento, algarabía, y derechos restituidos, gracias a Dios y al Gobierno Sandinista.

“Hemos alcanzado grandes logros, no sólo económicamente, sino también con muchas restituciones de derechos. Ahora el docente goza de diferentes derechos como la capacitación a los docentes, la oportunidad que ellos terminen una carrera universitaria, un salario digno y un sinnúmero de restitución de derechos que hoy tenemos gracias a nuestro Gobierno”.

Comentó que ahora los maestros y maestras pueden seguir estudiando una carrera, además de recibir capacitaciones que contribuyen a dotar de más conocimientos al docente y ayuda a una mejor formación del alumno.

“Estamos trabajando las consejerías de las comunidades educativas donde trabajamos temas propias con el docente, para fortalecer las debilidades y problemas y nos ayudamos de docentes a docentes”.

Su pasión por los niños la llevo a estudiar magisterio

Ramírez, habitante de San Isidro de Bolas, ubicado en el distrito III, en Managua, expresó que su pasión por trabajar con niños, la llevó a estudiar magisterio, el cual ejerce desde hace 17 años, y considera una carrera muy amplia, un trabajo muy sensible, delicado y muy importante.

“Para mí la clave para ser un buen docente, es el amor, la responsabilidad, la honestidad, compañerismo, la satisfacción del trabajo que realizamos; el diálogo y la comunicación”.

Además de ser maestra de profesión, Ramírez estudió su segunda carrera en psicología y actualmente lleva 1 año y 3 meses como directora del Colegio Benjamín Zeledón.

“Aquí hacemos de docentes, de madre y padre de familia, psicólogo y enfermeros; desde un momento que nos metimos a estos es porque estamos enamorados de la profesión y tenemos que dedicarlo con amor y esmero”.

Ramírez recordó que hace 10 años trabajó con niños y niñas de preescolar y primer grado en organizaciones sociales, colegios privados y públicos.

“Tenía 15 años cuando decidí estudiar magisterio alterno a mis estudios de secundaria en la Escuela Normal María Mazzarello, ubicado en Altagracia”.

Expresó que colaborar en la formación de ese ser humano para que sea una profesional y una gran persona, es la mayor satisfacción del docente.

El Gobierno nos devolvió nuestros derechos

Por su parte, el Subdirector del Colegio Benjamín Zeledón, Noel Martin Corea, resaltó que el Gobierno Sandinista es el único que les devolvió esos derechos que con los gobiernos neoliberales les fueron arrebatados, “ahora gozamos de un bono, un salario digno, capacitación y otros beneficios”.

El licenciado en Biología, afirmó que hoy por hoy los docentes se capacitan y trabajan en la ruta de valores, en la que abordamos diferentes temas, para tratar de rescatar los valores que se han ido perdiendo poco a poco.

“Ahora ya no tenemos que salir a las calles a demandar nuestros derechos y ahora que el Gobierno Sandinista nos devolvió esos derechos, nosotros también tenemos que cumplir con los deberes, entre ellos ser mejores educadores, ser mejores planificadores en nuestras tareas, y cumplir con ese principal deber de formar gente para el mañana”.

Corea señaló que la clave para ser un buen docente es la comprensión a los estudiantes, amor a los más pequeños y respeto mutuo.

“Vamos sobre ese camino, tratando de llevar una armonía estudiante, maestro y padre de familia, lo ideal para que la educación en Nicaragua vaya cambiando y tengamos profesionales de calidad”.

El Subdirector del Colegio Benjamín Zeledón estudió licenciatura en Biología en la UNAN-Managua, pero fue desde sus estudios de secundaria que ya traía esa pasión por la docencia.

Gracias a ese respaldo del Gobierno Sandinista que preside el Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo y como parte de las Rutas Educativas, el maestro y maestra de estos Nuevos Tiempos forma a un estudiante integral, con valores, amor a las madres tierra, entre otras; un docente consciente de la importancia del uso de las nuevas tecnologías para hacer más dinámica sus clases y la importancia de la preparación continua, para avanzar en la calidad de la educación.