En Managua cada vez se nota más el compromiso ciudadano de hacer todo lo posible por erradicar de los hogares enfermedades como el dengue, el zika y el chikungunya.

Ese todo incluye mantener limpios sus hogares, sacar la basura cuando pasa el camión recolector, no tener depósitos de agua destapados, no guardar calaches que se puedan convertir en criaderos de zancudos, como también permitir el ingreso a sus casas de todos aquellos brigadistas del Ministerio de Salud (Minsa) que luchan diariamente contra los vectores.

En el barrio Hilario Sánchez, Distrito IV de Managua, es evidente ese compromiso. Ahí la ciudadanía saludó los esfuerzos del gobierno por erradicar los criaderos al enviar brigadas de fumigación, con lo cual se mata al mosquito adulto.

Sin embargo, fueron claros en que eso de nada sirve si ellos no ponen todo de su parte para que los zancudos no logren reproducirse.

“Hay que prevenir todo lo que es la basura; los baldes, los tarros, las botellas hay que ponerlas (oca) para arriba; hay que mantener limpio; mantener las llantas bajo el techo, las que sirven y si no, hay que botarlas”, explicó la señora Teresa Alemán.

Igual se expresó Denis Rivera para quien el trabajo del Minsa abona mucho al bienestar de las comunidades.

“Si se van los zancudos se va la enfermedad”, manifestó.

María Katerina Sánchez, doctora del Centro de Salud Francisco Buitrago, explicó que este es un esfuerzo integral, en donde el Ministerio no solamente fumiga, sino que también abatiza y concientiza a la población acerca de la necesidad de mantener limpios sus hogares y sin depósitos de agua donde pueda reproducirse el mosquito.

“Han habido resultados, porque incluso los índices de pacientes positivos con las enfermedades en el distrito IV han disminuido”, indicó la doctora Sánchez.