Arqueólogos del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC) y la Dirección de Patrimonio Histórico, continúan encontrando nuevos objetos y piezas óseas precolombinas, entre ellas un esqueleto humano que se remonta al periodo bagaces (300 – 800 d. C.).

A este descubrimiento se han unido el doctor Geoffrey Mccafferty de la Universidad Calgary de Canadá y otros expertos norteamericanos que están aportando su experiencia, para determinar con exactitud las características de estos objetos precolombinos, urnas y piezas óseas históricas, que han sido encontradas donde se construye el Polideportivo de Ticuantepe.

La arqueóloga María Lily Calero, responsable del departamento de investigación del INC, indicó que este nuevo hallazgo, es algo extraordinario, porque todo hace indicar que la osamenta encontrada puede tratarse de algún líder indígena precolombino.

El primero de los hallazgos se realizó el 24 de junio pasado y se trata de una zona funeraria, donde se puede ver la osamenta de un indígena, más otros entierros sobre diversas piedras de moler o metate.

“Todos son bastantes antiguos, tenemos como temporabilidad posible de unos 2,500 años de antigüedad y ahorita estamos contando con el apoyo del doctor Mccafferty y estudiantes de la Universidad de Calgary, los restos refieren mucha importancia por su antigüedad y por la particularidad de que no habíamos encontrado todavía este tipo de entierros en Nicaragua”, señaló Calero.

Indicó que en descubrimientos arqueológicos anteriores, se encontraron entierros primarios donde los antepasados eran puestos directamente en la tierra y el secundario en urnas de cerámica.

En el actual hallazgo el entierro es muy diferente, pues la osamenta está sobre metates o piedras de moler.

“En principio nosotros pensamos que debe tratarse de un individuo importante y que será ubicado en el museo de Ticuantepe, es importante recalcar que el patrimonio pertenece a las localidades y eso es uno de los esfuerzos que está haciendo el gobierno”, añadió Calero.

Mccafferty se declaró entusiasmado de participar en estos nuevos hallazgos arqueológicos en Nicaragua, país al que tiene de visitar por más de 15 años para realizar investigaciones antropológicas.

“Siempre traigo estudiantes norteamericanos y trabajamos en colaboración con compañeros nicaragüenses, como profesor de la universidad de Calgary mi trabajo principal es enseñar sobre la arqueología de Nicaragua y Centroamérica y nunca he visto este tipo de entierros en Nicaragua, es algo distinto, es algo nuevo”, señaló Mccafferty.