El compañero Justo Román González, conocido como “Justo Tarzán”, el emblemático combatiente que con gran coraje y valentía luchó contra la dictadura somocista hace 38 años en la histórica Insurrección de Monimbó, pasó a otro plano de vida este viernes, 24 de junio (2016).

Román falleció producto de una terrible enfermedad, dejando al pueblo nicaragüense un importante legado de lucha en el proceso revolucionario.

Desde el Modelo de Familia y Comunidad, el Gobierno del Frente Sandinista está brindando acompañamiento a la familia del compañero Justo en sus honras fúnebres.

Cabe señalar que Justo fue uno de los tres monimboseños que aparecen en la foto histórica, que ha recorrido el mundo, de la Insurrección de febrero de 1978, con máscaras y bombas de contacto en sus manos.

En innumerables ocasiones El 19 Digital tuvo la oportunidad de conversar con este gran héroe, quien sin dudas luchó en tiempos difíciles por la libertad de Nicaragua.

A continuación, reproducimos un fragmento de un reportaje especial realizado por el periodista de este medio, compañero Pedro Ortega Ramírez, mismo que data del 26 de febrero de 2015, y el cual recoge el espíritu combativo de Justo Román González, y del pueblo heroico de Monimbó:

Insurrección de Monimbó

¡Vivirás Monimbó, llama pura del pueblo!

(…)

Con apenas 18 años, Justo se involucró en esa lucha revolucionaria. En pleno fragor del combate muchos jóvenes utilizaron las mascaras de cedazo para esconder su identidad. Igualmente se utilizó la bomba de contacto que surge ante la falta de armas y los deseos de acabar con el régimen opresor. Jóvenes que laboraban en talleres artesanales de pólvora se dedicaron a producirlas. Tan eficaz fue, que la guardia somocista le tenía pavor.

Don Justo siendo un muchacho usó la máscara y las bombas de contacto en muchas ocasiones, siendo su imagen inmortalizada por la fotógrafa norteamericana Susan Meiselas, que recopiló fotografías de esa lucha insurreccional en una serie titulada “Nicaragua” (1978).

Para Justo, que no puede esconder de su rostro del paso del tiempo y tampoco la experiencia adquirida en esos momentos de lucha revolucionaria, lo que hoy vive Nicaragua con el Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, es el fruto de lo que sembraron hombres como Camilo Ortega, Arnoldo Kuant y Moisés Rivera, entre otros muchos héroes sandinistas.

Recuerda que fue durante un operativo contra el cuartel de la guardia en Monimbó, que conoció por primera vez una bomba de contacto “la arrojé sin saber lo que tenía en las manos y lo peligrosa que eran, en ese momento era lo único que teníamos para luchar contra la guardia”.

Justo Román González

Un Gobierno Solidario

“Para mí siempre digo que valió la pena y sigue valiendo la pena luchar por la Revolución. Porque está Revolución nos ha traído a todos los nicaragüenses, y no sólo a los sandinistas. El gobierno revolucionario, el gobierno del compañero Daniel Ortega mira por [email protected] y no sólo por los sandinistas, sino miremos cuando hay desastres naturales, es el primero que está ahí dando las órdenes, que a la gente hay que atenderla y darle lo que necesita”.

Justo sostiene que este gobierno es solidario, humanista y preocupado por llevar bienestar, algo por lo que lucharon los héroes de Los Sabogales.

Hizo ver que hace 37 años los jóvenes luchaban contra una dictadura sangrienta, ahora los jóvenes están insurreccionados contra la pobreza, dando la batalla para restituir derechos apoyando los programas del gobierno.

“Siempre recomiendo a los jóvenes que tienen que cuidar la Revolución como la niñas de sus ojos, porque está Revolución ha costado sufrimiento, sangre, muchos [email protected] quedaron sin sus padres y las madres quedaron desamparadas y lo que le digo a la juventud es que aprovechen porque viven en una Nicaragua en paz, sin represión y tienen la gran posibilidad de ir a la universidad y prepararse”.

Justo Román González