Miles de nicaragüenses se convocaron desde temprano en la Plaza de la Revolución, donde está el Mausoleo de los Comandantes, para depositar ofrendas florales al Comandante Carlos Fonseca Amador, en el 80 aniversario de su natalicio.

La presidenta en funciones de la Asamblea Nacional, Iris Montenegro, dijo que "es nuestro deber moral, y con el Patriotismo que se requiere, conmemorar y celebrar el nacimiento del Comandante Carlos Fonseca que además de ser padre de la Revolución es un Héroe Nacional".

"Nosotros celebramos los sueños por los cuales nació y vivió y pasó a la inmortalidad del comandante Carlos Fonseca y en estos últimos años se vienen concretando en cada una de las obras que el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional viene realizando a lo largo y ancho del país, para transformar el país, para hacer que Nicaragua continúe siendo libre, digna y que los nicaragüenses cada vez tengamos un futuro mejor", señaló Montenegro al frente de una importante delegación de diputados y trabajadores de la Asamblea Nacional.

En el transcurso de la mañana continuaron llegando representaciones de los barrios, instituciones del Estado, escuelas, universidades y trabajadores.

El Profesor José Antonio Zepeda, directivo nacional de ANDEN, dijo que Carlos "nos compromete a seguir luchando, a seguir trabajando para erradicar la pobreza en este país, a seguir haciendo una mejor educación, construyendo una mejor salud y seguir construyendo esa armonía en la sociedad que nos permita realmente sacar a Nicaragua de la pobreza a la que fue sometido por las políticas neoliberales".

"Hoy tenemos ese compromiso y hasta la tumba de Carlos venimos a seguirnos comprometiendo para seguir en esta lucha mientras Dios nos dé vida y seguir avanzando y construyendo esta nueva Nicaragua", añadió.

Para los educadores, como Zepeda, el Comandante Carlos no solamente fue un gran guerrillero.

"Fue un gran estudiante, fue un gran padre, un gran bibliotecario que nos enseñó a recuperar y retomar el pensamiento de Sandino. Esa es la grandeza del legado de Carlos Fonseca, habernos regresado y habernos restituido el derecho como nicaragüenses para conocer nuestra verdadera historia y nuestros verdaderos héroes y verdaderos mártires", afirmó Zepeda.