Centenares de pobladores del barrio Costa Rica ubicado en el Distrito IV de Managua, salieron de sus casas para acompañar el recorrido del Mocito de Santo Domingo de Guzmán.

La música de chicheros, los bailes de la vaquita y la algarabía de los pobladores, hicieron del recorrido por las calles del barrio Costa Rica, una festividad que tiene sus orígenes desde el año 1835, año en que fue nombrado patrón de los Managua.

El Comité Tradicionalista de Santo Domingo desde el 21 de mayo pasado con la aprobación de la Arquidiócesis de Managua, dirigida por Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo Brenes, inicia una peregrinación por más de 760 viviendas de la capital. Esta peregrinación concluye el 21 de julio próximo.

“La visita se realiza a los hogares, visita a los enfermos y recordando que ya se acercan las fiestas en honor a Santo Domingo de Guzmán, que también pide festividades religiosas libres de licor”, destacó José Espinoza.

En esta ocasión el Mocito visitó la vivienda de la familia Espinoza en el barrio Costa Rica, una tradición que tiene seis años en honor a una familiar recientemente fallecida.

“Este es un fervor bastante alegre, es un fervor que se trasmite de uno a otro, ese fervor que se va heredando de generación a generación, desde los adultos hacia los niños”, mencionó el compañero José Alarcón, Presidente del Comité Tradicionalistas Santo Domingo.

Alarcón indicó que estos dos meses de peregrinación de El Mocito por Managua, también pretende quitar las malas costumbres de consumir bebidas alcohólicas durante las festividades patronales.

“Santo Domingo nos invita hacia el camino hacia el Señor Jesucristo y eso es lo que debemos buscar nosotros y no la botella de licor, entonces le pedimos la autorización al Cardenal Leopoldo Brenes para iniciar esta peregrinación de evangelización e ir cambiando poco a poco esa costumbre”, señaló Alarcón, el famoso Chepe Largo de las fiestas patronales.