El Centro de Operaciones de Desastres (CODE), estructura permanente y especializada del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (SINAPRED), trabajó este lunes en la recepción, comunicación y monitoreo de las zonas afectadas ante el hipotético sismo de magnitud 7.2 en la escala abierta de Richter, durante el Segundo Ejercicio Nacional con enfoque Multiamenazas, orientado por el Gobierno Sandinista.

El CO Director General del SINAPRED, compañero Guillermo González, destacó que la idea de este ejercicio, es que sobre la base de un escenario, en el cual hay un terremoto y el país sometido a una onda tropical, permitiera articular todo el trabajo preventivo municipio por municipio.

“El ejercicio permite poner en práctica los planes familiares comunitarios, municipales e institucionales. Sobre todo echar a andar todos los mecanismos organizativos que hemos venido trabajando”, refirió.

Expuso que se puso en práctica el mecanismo de alerta en las comunidades, la activación de las brigadas; y el hecho de evacuar hacia zonas de seguridad.

“Esto permite la articulación con las organizaciones y las instituciones especializadas en dar respuesta ante esta emergencia. En este sentido, se ha ido entrenando al personal de todas las instituciones, en el reconocimiento y manejo de la información de las situaciones que puedan ocurrir, para preparar la respuesta”, expresó.

El doctor González, explicó que desde el CODE, se estableció una permanente comunicación con los municipios y departamentos, poniendo a prueba los mecanismos de comunicación.

“Recordemos que ante una situación real, no solamente es conocer qué pasó, sino también qué es lo que vamos a hacer, dónde están las prioridades. Llevar una respuesta no solamente implica prepararla, sino también hacerla efectiva, y esto lleva mecanismos de comunicación; mecanismos de transporte; mecanismos de vías de acceso, que ya en los planes están en términos generales”, sostuvo.

Indicó que es importante tener claro, que, con este ejercicio preventivo, se ha dado un salto cualitativo, sobre todo porque anteriormente solo se hacían ejercicios demostrativos. Pero hoy lo fundamental es que las personas, las familias y las comunidades, sean protagonistas de sus propios planes; respaldados por toda la estructura institucional, y de esta forma que no se registren daños humanos.

“Aquí lo importante es que las familias han puesto en práctica todo lo que llamamos normas de comportamiento, como qué hacer ante el terremoto, inundación, deslizamiento u otro desastre”, manifestó.

El Co Director General del SINAPRED, valoró que es interesante ver en este ejercicio, cómo las personas han venido incorporando una cultura de prevención y preparación, para autoprotegerse; además cómo se articulan con la acción institucional.