Chávez, expresó que el hecho de cambiar el término “trabajadoras domésticas” por el de “asistentes del hogar y la familia” es una demanda de las mismas mujeres quienes sienten la necesidad de que se les reconozca su contribución a la economía al igual que se hace con el resto de los trabajadores del país.

La Ministra recordó que en junio del 2011 fue aprobado el convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el cual regula muchos aspectos del trabajo de las asistentes del hogar y la familia.  Chávez aseguró que dicha iniciativa contó con todo el apoyo del Estado de Nicaragua.

En Nicaragua actualmente las trabajadores del hogar por ley cuentan con un salario mínimo un poco mayor a los 3 mil 200 córdobas mensuales, lo que les garantiza el derecho a la seguridad social.

Manifestó que el 6 de septiembre pasado el presidente Daniel envió a la Asamblea Nacional el proyecto de ley para que los diputados ratifiquen el convenio de la OIT, el cual en sus puntos medulares exige las 8 horas laborales, el derecho del pago de horas extras y condiciones dignas para todas aquellas personas que residen en los hogares donde prestan sus servicios.

“Esta es una restitución de derechos yo te diría histórica”, afirmó.

Según explicó Chávez, el Código Laboral de Nicaragua establece para este sector 12 horas de trabajo, aún y "cuando ya a estas alturas las trabajadoras y trabajadores del país han reivindicado las 8 horas laborales".

El hecho de que "el comandante Daniel haya enviado la iniciativa de ley para que se sea ratificada por la Asamblea Nacional te demuestra cuál es la política laboral de este gobierno”, subrayó la Ministra, quien destacó que dicha política se basa principalmente en el desarrollo humano de cada individuo.

“Nosotros hemos dicho la columna vertebral de la política laboral es la promoción y la restitución del derecho al trabajo digno”, expresó.

Cabe señalar que para los empleadores es obligatorio para la seguridad social de las trabajadoras del hogar, de tal manera que el Ministerio está haciendo todos los esfuerzos suficientes para promocionar este derecho.

Chávez reconoció que muchos empleadores aseguran no tener el dinero suficiente para pagar el salario mínimo que estipula la ley, no obstante, señaló la posibilidad de que esto se puede realizar conforme contrato de trabajo por horas laborales, lo cual no violenta la legislación actual.

En Nicaragua se calcula que hay alrededor de 200 mil personas que laboran en el hogar, esto incluye a hombres que ejercen los servicios de conductores y jardineros.